Preocupación en la gobernación

Por la elevada cantidad de partículas contaminantes en el medio ambiente, Cochabamba corre el riesgo de ser declarada zona de emergencia, posibilidad que preocupa a las autoridades del municipio y la Gobernación, precisamente cuando Bolivia y el mundo se aprestan a celebrar mañana el Día de la Tierra.

Según el informe de la red Municipal de la Calidad del Aire (Monica) de 2011, la contaminación atmosférica en la ciudad es causada por fogatas, chaqueos, uso excesivo de fuegos pirotécnicos, petardos, pero principalmente por motorizados.

Entre los contaminantes también están los cigarrillos, industrias que liberan gases tóxicos y aguas contaminadas, además del incremento del parque automotor y su escaso mantenimiento.

Estos factores contaminantes llenan la atmósfera con material particulado conformado por dióxido de carbono, óxido de azufre, óxido de nitrógeno, ozono y plomo.

Según los funcionarios del municipio, la presencia de estas sustancias en la atmósfera está al borde del límite permitido. De continuar este ascenso, la opción es declarar emergencia para gestionar recursos y planes de mitigación ambiental.

“Las condiciones de la ciudad, reconocida por su prodigiosidad y buen clima, hoy están lejos de ser las que quisiéramos, son alarmantes. El tema de la contaminación es preocupante. Nuestro medio ambiente está, cada vez más degradado y esto afecta nuestra salud”, afirmó el director de la Secretaría de la Madre Tierra de la Alcaldía de Cercado, Germán Parrilla.

“La falta de educación ambiental en la gente hace que muchas campañas queden en la nada. Es necesario trabajar en equipo. El cambio no sólo es responsabilidad de las autoridades, sino del conjunto de la sociedad. Sí todos niños y grandes; autoridades y vecinos comprendemos que debemos modificar conductas y prácticas sociales referidas al cuidado y protección de nuestra Madre Tierra”, expresó Parrilla.

Por su parte, la responsable de la Secretaría de los Derechos de la Madre Tierra de la Gobernación, Tatiana Sanabria, resaltó la importancia de tomar conciencia y reflexionar sobre el gran daño que le hacemos, todos los días, a nuestra Madre Tierra con actitudes inapropiadas.

“Hay que mejorar desde uno mismo, desde nuestros hogares y no esperar que alguien nos diga lo que no se debe hacer. Todos saben que no se debe quemar, cortar árboles ni botar basura en cualquier lugar, sin embargo, lo hacen”, remarcó la Sanabria.

Al tiempo que puntualizó que las autoridades pueden “generar miles de leyes”, pero si la gente no pone voluntad, no va a cambiar nada. “Hay que empezar a ponernos la mano en el pecho y reflexionar sobre los daños a nuestro medio ambiente, que es nuestro hogar”, dijo la funcionaria.

Bolivia cuenta con una ley ambiental que regula y determina el accionar tanto de empresas como de ciudadanos en cuestiones referidas a la Madre Tierra, a diferencia de otros países que sólo cuentan con una ordenanza o reglamento, pero no con ley.

El ruido, otro tipo de contaminación atmosférica

“El ruido es otro tipo de contaminación atmosférica, que es muy sensible en Cercado. En las calles hay una actitud indiscriminada de “bocinear” sin medida. No respetan el derecho a la salud, ya que el ruido puede ocasionar lesiones en el oído”, manifestó el director de Protección de la Madre Tierra de la Alcaldía de Cercado, Germán Parrilla

“La contaminación hídrica es otro tema preocupante, producto de nuestras acciones destructivas. Gente que bota basura a los ríos y las torrenteras, industrias que vierten sus residuos líquidos a los canales de riego terminan por generar altos niveles de contaminación en los suelos”, dijo el funcionario.

Entretanto, la responsable de la Secretaría de los Derechos de la Madre Tierra, Tatiana Sanabria, expresó que la degradación de nuestros suelos al igual que la deforestación es muy alarmante. “Se talan árboles todos los días”, afirmó.

“Los vecinos aprovechan los fines de semana y la oscuridad para talar los árboles. No entiendo cómo pueden preferir un espacio de cemento antes de un árbol. Esta situación preocupa ya que nos llegan más solicitudes de tala de árboles que de reforestación”, puntualizó Parrilla.

CELEBRACIÓN

El 22 de abril se recuerda el Día Mundial de la Madre Tierra, el promotor fue el senador estadounidense Gaylord Nelson, lo instauró con el fin de crear una conciencia común ante la contaminación. La primera manifestación tuvo lugar el 22 de abril de 1970 en Estados Unidos, uno de los países que más contamina el mundo.

Las Naciones Unidas celebran el día de la Tierra cada año en el equinoccio invernal (alrededor del 21 de marzo). Al momento del equinoccio suena la Campana de la Paz en la sede central de la ONU en Nueva York.

En 1972, se celebró la primera conferencia internacional sobre el medio ambiente en Estocolmo, cuyo objetivo fue sensibilizar a los líderes mundiales sobre la magnitud de los problemas ambientales.

Fuente: Los Tiempos

[ad#ad-2-300×250]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *