El Teatro Centro de Arte se convirtió el jueves pasado en el cómplice de la magia. Objetos que volaban, que se contorsionaban, iluminados apenas por luces fluorescentes. Los ‘hechiceros’ eran los integrantes del Teatro Negro de Praga.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *