Amplían en plazo de la consulta por la carretera

Mientras un grupo de indígenas de tierras bajas se prepara en Trinidad para comenzar este viernes la IX marcha en defensa del Tipnis, el Gobierno impulsa los trámites legales con el objetivo de darse 90 días más de plazo para la ejecución de la “consulta previa” en ese territorio, un proceso que podría otorgarle la autorización para la construcción de la carretera Villa Tunari-San Ignacio de Moxos a través de la reserva ecológica.

Ayer, el ministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana, confirmó que ya se presentó la solicitud formal al Órgano Legislativo para la ampliación de los plazos de 120 a 210 días, según insistió, por una recomendación de la ONU.

Un par de horas más tarde, el presidente de la Comisión de Constitución de la Cámara de Diputados, Héctor Arce, informó que esa instancia legislativa aprobó el proyecto para modificar el artículo 8, referido a los plazos, de la Ley 222 de Consulta en el Tipnis, que textualmente dice que la consulta se realizará “en un plazo máximo de 120 días a partir de la promulgación de la presente Ley”, lo que ocurrió el 10 de febrero pasado.

Con estos calendarios, el Gobierno tenía previsto comenzar el proceso de consulta el 10 de mayo y concluirlo exactamente un mes después, pero con los cambios sugeridos, si bien la fecha de inicio se mantiene en pie, el Gobierno tiene opción de seguir con la consulta hasta el próximo 10 de septiembre.

Desde Trinidad, la presidenta de la Central de Pueblos Étnicos Moxeños de Beni (CPEM-B), Bertha Bejarano, dijo que esta ampliación no tiene ningún sentido para ellos, porque sus demandas no son la ampliación de plazos de consulta, sino el respeto al Tipnis. “Por tanto, la marcha prosigue este viernes”, dijo.

El presidente de la Confederación de Pueblos Indígenas de Bolivia (Cidob), Adolfo Chávez, y el diputado indígena, Pedro Nuni, coincidieron en que 120 días o 210 no hacen ninguna diferencia cuando se trata de una consulta tramposa.

Arce dijo que el proyecto, que pasó al pleno de la Cámara Baja, pretende consultar a las comunidades indígenas originario campesinas moxeño-trinitarias, chimanes y yuracarés para definir la intangibilidad o no del Tipnis y la construcción de la carretera Villa Tunari-San Ignacio de Moxos, por esa zona.

La presidenta de la Cámara Baja, Rebeca Delgado, informó ayer que se convocó para hoy al pleno al ministro de Obras Públicas, Vladimir Sánchez, para que explique las razones de la ampliación del plazo.

El Gobierno insistentemente declaró que la principal razón para la ampliación es la solicitud de las Naciones Unidas, que el pasado 15 de abril envió una carta al Ejecutivo sugiriendo una “flexibilidad” en el plazo del inicio de la consulta.

Por su parte, el ministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana, sostuvo que el objetivo del Gobierno es que la consulta dure menos del plazo establecido.

VARGAS CON DENGUE

El presidente de la subcentral Tipnis, Fernando Vargas, fue internado ayer en el hospital Germán Busch con visibles signos de tener dengue. “Se sentía mal y decidimos traerlo”, comentó su esposa Rafaela Menacho.

En tanto, el médico de guardia, Cleny Montaño, informó que, aparentemente, Vargas tiene dengue. “He prescrito los análisis para confirmar el diagnóstico. En tres o cuatro días tendremos los resultados”, informó.

Montaño, explicó que Vargas está deshidratado y no podrá someter su cuerpo a ningún esfuerzo en los siguientes 10 días. “Debe permanecer en reposo”, señaló.

Los indígenas protagonizaron marchas de apoyo a favor de Vargas en Trinidad

Seis meses de la represión

Los indígenas congregados ayer en Trinidad recordaron también los seis meses de la represión de Chaparina, donde efectivos policiales desbarataron la marcha, provocando la censura general del hecho, por los abusos cometidos.

“Seis meses después, no hay responsables ni procesos concluidos”, reprobó Adolfo Chávez, dirigente de la Cidob.

“La marcha tenía la esperanza de partir de Chaparina, ya que hoy recordamos seis meses de la agresión brutal que hizo el Gobierno con la Policía. Hasta hoy no hay respuesta de la justicia boliviana”, aseveró Chávez, indicando que no se pudo hacer eso por los bloqueos en San Ignacio.

Apoyo en el resto del país

Mientras en Trinidad los indígenas se preparaban para la marcha, grupos de ambientalistas y activistas organizaron manifestaciones de apoyo en varias ciudades del país. Destacaron las de El Alto, donde los participantes ridiculizaron con máscaras al presidente Evo Morales. En Cochabamba, se organizó una marcha de teas en la noche.

El representante de los activistas en Cochabamba, Pablo Rojas, informó que más de 50 personas, en dos grupos, partieron rumbo a Chaparina (Beni) para dar alcance a la caravana que partirá este viernes a La Paz.

Informó que salieron de forma reservada para evadir el control policial.

El Gobierno ofrece seguridad

El ministro de Gobierno, Carlos Romero, ofreció ayer el reguardo y dispositivo de protección necesario para garantizar la marcha en defensa del Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro Sécure (Tipnis).

Los indígenas “están en su legítimo derecho de marchar. Si hay que tomar algún dispositivo para garantizar y resguardar su movilización, estamos dispuestos a hacerlo, porque de ninguna manera vamos a caer en el juego político de algunos que pretenden victimizar esta marcha”, dijo Romero.

También aseguró que actualmente sólo un “grupito” reducido de personas reinstaló el bloqueo en San Ignacio de Moxos para evitar el paso de la marcha indígena, incluso sin hacer caso a los dirigentes del Comité Interinstitucional de esta región, que suscribieron un acuerdo con el Gobierno.

Fuente: Los Tiempos

[ad#ad-2-300×250]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *