La llegada de una masa de aire caliente desde África afecta ya a casi toda Europa occidental, poco acostumbrada -excepto España- al calor excesivo y con el temor de que se repitan situaciones como la vivida en Francia en 2003, cuando fallecieron 15.000 personas en 15 días. Con aquella efeméride, las autoridades francesas han declarado la alerta de “vigilancia naranja” en 53 departamentos donde se prevé que las temperaturas ronden los 35 grados a partir del lunes y superen los 40 en algunas zonas del país vecino, informó la agencia Météo-France.

En París, las autoridades municipales han instalado fuentes supletorias, mantendrán los parques abiertos durante la noche y distribuirán equipamientos especiales en escuelas y guarderías, así como botellas de agua entre las personas sin hogar.

En Alemania, donde hoy se prevén valores de hasta 40 grados, las autoridades han introducido límites de velocidad en dos autopistas, ante el peligro de dilatación del asfalto y el aumento del riesgo de accidentes.

En Bélgica, las altas temperaturas que se registran desde el pasado domingo y se prevé se prolonguen hasta el miércoles próximo en todo el territorio, salvo en el litoral, han puesto en alerta naranja al país.

Italia, país más acostumbrado a las altas temperaturas, registra valores “insólitos” y que no se vivían desde hace más de un siglo en el norte del país, según los expertos.

Así, entre hoy y el viernes se prevé que los termómetros alcancen los 43 grados en ciudades como Alessandria o los 40 en Milán.

Grecia, en cambio, no se verá afectada por la ola de calor hasta el fin de semana, cuando se prevé que las temperaturas alcancen los 37 grados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *