Ante las expresiones del presidente Evo Morales, quien afirmó que el Tratado de 1904 suscrito entre Chile y Bolivia tras la Guerra del Pacífico “está muerto”, el Gobierno chileno manifestó su “malestar y protesta” porque la actitud del mandatario “no se condice” con las normas del Derecho Internacional.

“El Gobierno de Chile debe manifestar su malestar y protesta, ya que esas palabras no se condicen con la observancia de las normas y principios básicos del Derecho Internacional ni con el respeto de lo pactado en el Tratado de 1904”, señala la declaración.

El canciller Alfredo Moreno instó al presidente Morales a “hablar menos” sobre su reclamo marítimo.

Asimismo, indica que “ha tomado nota de las declaraciones efectuadas por el Presidente de Bolivia, donde ha formulado apreciaciones relativas al Tratado de Paz y Amistad de 1904, que carecen de sustento y de efecto jurídico”.

En respuesta a las declaraciones de Morales, el ministro de Exteriores de Chile, Alfredo Moreno, instó al jefe del Estado boliviano a “hablar menos” a través de la prensa sobre su reclamo marítimo y buscar “soluciones en conjunto” a los problemas entre Chile y Bolivia.

El miércoles pasado, a su retorno de Holanda, Morales dijo que para él ya estaba “muerto” el Tratado de Paz y Amistad firmado por los dos países en 1904.

“Yo no soy jurista, no conozco derechos internacionales, pero puedo entender que este tratado ya está muerto, ese tratado no está vigente para mí, porque Chile ha incumplido el tratado”, afirmó Morales en una rueda de prensa en el Palacio Quemado.

Según el jefe de la diplomacia chilena, al parecer el Gobierno boliviano pretende que Chile “le regale un pedazo” de su territorio y comentó que “no hay un sólo ejemplo en la historia de la humanidad en que un país haya regalado una parte de su territorio”.

“Es difícil seguir al presidente Morales. Primero dijo que el tratado no se cumplía, luego que lo quería renegociar, ahora dice que no existe”, agregó Moreno.

Asimismo, dijo al Presidente de Bolivia que “no hay que hablar tanto por la prensa, éste es un tema que se puede resolver conversando y sobre la base del derecho internacional y de los tratados, como señala la comunidad internacional y como ha señalado siempre para resolver un problema entre dos países vecinos”.

Respecto de la visita del jefe de Estado de Bolivia a La Haya, Moreno planteó que “una cosa es ser generoso y otra decir que una parte de nuestro país ya no lo va a ser”, y que no va a “entrar a calificar lo que haga el Presidente boliviano. Morales puede ir a La Haya a saludar cuando estime conveniente”.

A tiempo de cuestionar la “errática política marítima” y la “absoluta falta de estrategia gubernamental”, el diputado opositor Andrés Ortega (CN) dijo que Evo Morales “cree que juega el partido solo y no tiene en cuenta las posibles reacciones de Chile a la hora de lanzar medidas”.

La Comisión de Justicia Plural de la Cámara de Diputados aprobó ayer el informe presentado por el canciller David Choquehuanca, ante los cuestionamientos de los opositores, sobre la propuesta presentada por Bolivia en la Asamblea General de la OEA.

Respaldan dichos de Evo

En respuesta a las últimas expresiones del Canciller chileno, legisladores del Movimiento Al Socialismo (MAS) salieron a defender al presidente Morales. El senador Adolfo Mendoza manifestó que no se está pidiendo a Chile que nos regale nada, sino que se está reclamando lo que le pertenece a Bolivia.

Por su parte, la presidenta de la Cámara de Diputados, Rebeca Delgado, manifestó que el Tratado de 1904 es ilegal, por el incumplimiento chileno y las modificaciones que se realizaron a ese documento, a solicitud de los gobiernos de ese país.

“Creemos que el Gobierno chileno no está asumiendo que tiene una deuda histórica con Bolivia, por eso nosotros vamos a considerar siempre a ese tratado como ilegal, un tratado que no podemos darlo por legal ni por el tema histórico ni por el tema de justicia, porque en realidad las guerras no otorgan derechos”, aseveró Delgado.

El senador René Martínez señaló que las constantes denuncias de Bolivia en organismos internacionales, fortalecen los argumentos para elaborar la demanda marítima, que es una opción viable una vez que se concluya con los acercamientos diplomáticos, por la “vía pacífica”, con los chilenos.

Por su parte, el senador Fidel Surco considera que la demanda jurídica es una de las mejores opciones que puede asumir el país.

“No podemos quedarnos como Gobierno en Bolivia con las manos cruzadas, hay que intentar, por todos los mecanismos que se pueda, reflexionar al Gobierno de Chile”, señaló.

Fuente: Los tiempos

[ad#ad-2-300×250]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *