Tras su ampliado nacional realizado ayer en Tarija, la Central Obrera Boliviana (COB) decidió plantear un incremento de 12 por ciento al salario básico y 10 por ciento al mínimo nacional. Los empresarios privados respondieron, de inmediato, indicando que los porcentajes no  tenían ninguna relación con los índices de inflación de 2018.

El secretario ejecutivo de la (COB), Juan Carlos Huarachi,  había adelantado hace un mes, a título personal, que pedirían un incremento de 5,5 por ciento al básico y 3,5 por ciento al mínimo.

La decisión final de la COB, sin embargo, surgió tras analizarse las 38 propuestas presentadas por las diferentes regionales afiliadas al ente matriz de los trabajadores.

Ahora, la propuesta de la COB deberá ser analizada por el Gobierno, aunque el Ministro de Economía dijo que esa decisión también se tomara en base a los resultados oficiales sobre el desempeño de la economía en 2018.

Empresarios

Los empresarios privados, en tanto, una vez conocida la decisión, la calificaron de fuera de lugar. El presidente de la Federación de Entidades Empresariales de Cochabamba (FEPC), Javier Bellot, dijo que su sector conservaba la contrapropuesta hecha por la Confederación de 2 por ciento al básico y 0 por ciento al mínimo considerando que la inflación en 2018 no había ido más allá del 2 por ciento.

“Vamos a tomar una posición nacional a través de la Confederación, pero regionalmente nuestras empresas no podrían soportar un incremento de esta magnitud. Cochabamba ha tenido un bajo crecimiento con relación a La Paz y Santa Cruz”, dijo.

El presidente de la Cámara Nacional de Exportadores de Bolivia (Caneb), Wilfredo Rojo, manifestó su rechazo rotundo a la propuesta de la COB, al considerar que “el incremento debería ser cero y dejar que el empresario negocie en función de la productividad”. La propuesta “no tiene ni pies ni cabeza”, agregó.

También señaló que existe la necesidad de trabajar los incrementos salariales de modo tripartito entre Gobierno, trabajadores y empresarios, pero esto nunca ocurre. “Además hay una resolución de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), en la que llama la atención al Gobierno para que podamos trabajar los incrementos sobre la base de una negociación tripartita, que es eso lo que demandamos”, dijo.

Asimismo, la Cámara de Industria y Comercio de Santa Cruz (Cainco) emitió ayer un comunicado  en el que se indica que sus análisis económicos “no encuentran sustento técnico de que se pueda aplicar un incremento del 12 por ciento sin dañar la economía del país y la estabilidad de las empresas”. “Las ventas se han estancado y las utilidades han caído por quinto año consecutivo”, lamenta el comunicado, que añade que una propuesta como el de la COB implicaría para las empresas erogar 1.100 millones de dólares.

ANTES HABÍAN PEDIDO 5,5%

El porcentaje de incremento salarial que pide la COB para este 2019 es más del doble del que pactó el año pasado, cuando el Gobierno decretó alza de 5,3 por ciento el salario básico y 3 por ciento al mínimo.

También eleva las pretensiones iniciales de Juan Carlos Huarachi, quien, hace un mes, había planteado un 5,5 por ciento al salario básico y 3,5 al mínimo.

El salario mínimo en Bolivia se encuentra actualmente en 2.060 bolivianos y, de aceptarse la propuesta acordada ayer por la COB, subiría a 2.266 bolivianos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *