En octubre de 2010 la víctima fue encontrada en su domicilio con una herida cortopenetrante de 6,2 centímetros de largo en el cuello. Había caído mientras dormía sobre una garrafa de vidrio, que le provocó una lesión en el cuello que derivó en una anemia aguda. Tiempo después se registró la muerte de un menor que jaló del mantel de la cocina, botando junto con ello todos los utensilios. Un cuchillo cocinero terminó clavado en su mentón causándole la muerte.

Estos son algunos casos de los accidentes intradomiciliarios, donde muertes que parecen curiosas pueden ocurrir dentro del hogar. Cada año cerca de un centenar son investigados por la Brigada de Homicidios de la PDI. Esto porque como explica el jefe nacional de la unidad especializada, Luis Sandoval “nuestro objetivo, además de determinar si hay intervención de terceras personas, es establecer cómo ocurrieron los hechos”.

La mayor cantidad de muertes dentro del hogar se producen por incendios, que ya alcanzan 23 casos durante el primer semestre de este año, 57 el 2011 y 56 el 2010, alcanzando un 32,4 por ciento del total de fallecimientos, según cifras entregadas por la Jefatura Nacional de Homicidios.

Le siguen las caídas (sobre su propia altura), asfixia por aspiración de contenido gástrico, electrocución, precipitación (desde techos o escaleras), inmersión, asfixia por cuerpo extraño, inhalación de monóxido de carbono, sofocación, y manipulación de arma de fuego. En menor medida le siguen el golpe por elemento contundente, lesión por arma cortante, aplastamiento, ingesta medicamentosa, asfixia por inhalación de gas y ahorcamiento.

Las edades de fallecimiento por accidentes intradomiciliarios registra un alza en los menores de 0 a 4 años, que durante el año 2010 llegó a 17 casos, en 2011 ascendió a 24 y durante el primer semestre de este año van 9 casos. La más recurrente es la asfixia por cuerpos extraños y aspiración de contenido gástrico. En el caso de los adultos se experimenta un alza en el rango de 70 a 74 años. La mayoría de las muertes en todos los casos corresponde a hombres.

Para Sandoval, “lo importante es el autocuidado. Por ejemplo, hay que tener cuidado con el lugar donde se hacen las conexiones eléctricas pues se debe evitar lugares húmedos, así mismo los lugares donde se hace fuego. El calefont no se debe colocar dentro del baño. Hay que ser responsable en el uso de los artefactos que están dentro del hogar”.

Fuente: Opinión

[ad#ad-2-300×250]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *