Álvaro Joaquín G. (39), exempleado de una empresa de cemento cola, fue aprehendido el martes, junto a otras tres personas, acusado de planificar el asesinato de su exjefe, a quien le habría sustraído 800 mil bolivianos.

Según el director departamental de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc), Yury Tapia, el dueño de la empresa pidió a Álvaro Joaquín G. que le devolviera el dinero robado. “A raíz de esta situación es que Álvaro G. toma contacto con una joven de 19 años, quien se encarga de contratar a los sicarios” para acabar con la vida de su exjefe.

Según el reporte policial, el acusado prometió pagar 2 mil dólares a la mujer de 19 años por acabar con la vida del hombre. Le dio un adelanto de 700 dólares y 1.200 bolivianos para comprar una motocicleta y un arma de fuego. A su vez, la muchacha contrató a dos sujetos de 21 y 22 años, quienes rápidamente fueron identificados y capturados por un patrullero debido a su actuación sospechosa.

“Uno de ellos tenía en su poder un arma de fuego calibre 22, estaba con guantes blancos quirúrgicos”, señaló el comandante departamental de la Policía, Raúl Grandy.

El abogado de la víctima, Fernando Sahonero, señaló que serán drásticos en las acciones que asumirán por el atentado. “Ante todo, debemos precautelar el bien jurídico que es la vida”, dijo.

DATOS

Autor intelectual tiene antecedentes. La Policía informó que el exempleado de la empresa cuenta con antecedentes por el robo de teléfonos públicos.

Víctima pide garantías. El empresario solicitó resguardo para él y su familia, para evitar cualquier agresión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *