La tradicional zona del Correo, conocida así porque ahí se ubica el edificio de Correos de Bolivia, es un nuevo mercadillo, sobre todo los sábados, cuando se instalan más comerciantes en las aceras, calzadas y el área de parqueo. Incluso hay camionetas que ocupan los carriles para exponer una variedad de mercadería.

En el lugar, sin contar a las casetas del pasaje Fidelia Sánchez, existen 55 comerciantes asentados legalmente y que se han organizado para respetar sus espacios de trabajo sin realizar avances, contó una de las dirigentes del sindicato 1 de Mayo, Cristina Villarroel.

Sin embargo, desde hace algunos meses, el Correo ha comenzado a llenarse con más comerciantes: alrededor de 15. Un grupo se instala desde la mañana como si fueran ambulantes para vender frutas de temporada y otro aparece sábados y domingos con una variedad de mercadería, desde ropa hasta material escolar.

Las comerciantes antiguas contaron que a un inicio les pidieron que se retiraran, pero los nuevos vendedores aseguran tener permiso de la Intendencia municipal para asentarse, aunque no exhiben ningún documento.

Por este motivo, iniciaron gestiones para que los gendarmes eviten el asentamiento de puestos de venta en este sector y en las inmediaciones, debido a que también las aceras del frente, sobre la avenida Ayacucho entre General Achá, Heroínas y Colombia se están convirtiendo en una extensión del mercado La Cancha.

Se trata de una comercio distinto al que se hacía hace tiempo con las compras por Facebook, que también han encontrado en este sector un lugar para concretar sus ventas.

La representante del sindicato de comerciantes minoristas, Cristina Villarroel, comentó que muchos de los vendedores nuevos salen de las galerías. Dijo que denunciaron los asentamientos ilegales, que “incluso vienen de la galería, que antes era un parqueo, vienen avasallarnos y faltarnos el respeto”. También indican que hay personas “loteadoras” que están dando sitios, pero aún no han dado sus nombres.

En tanto, el concejal Edwin Jiménez reconoció la falta de control. “Lamentablemente, tenemos problemas en las aceras de la Lanza, San Martín, la Ayacucho y Heroínas, donde se ve que no se ejerce el control adecuado”.

De acuerdo con la arquitecta Patricia Dueri, el desborde del comercio informal se está dando en diferentes puntos de la ciudad y en particular en el Correo sin reparar en que se halla un edificio patrimonial del siglo XX. Por esa razón tiene que ser protegido y evitar que se llene de comercio o se den situaciones como cuando se instaló una pantalla para publicidad.

Los antiguos comerciantes afirman que la aparición de nuevos puestos de venta no sólo reduce el espacio para los transeúntes, sino que también afecta sus ventas. Por ello, pidieron un informe a la Intendencia municipal sobre la entrega de nuevos permisos, pero esta instancia niega haber autorizado nuevos asentamientos.

De hecho, los nuevos comerciantes aprovechan la falta de control los fines de semana y por la noche para exponer todo tipo de mercadería.

DECLARACIONES

“Los comerciantes antiguos están ordenados y no hay asentamientos nuevos, pero hay personas que vienen en camionetas con mercadería y de las galerías que se han abierto al frente”. Cristina Villarroel. Dirigente comerciantes

“Lamentablemente, tenemos aceras en la Lanza, San Martín y otras. La ciudadanía ya no tiene por donde circular, todas las aceras están ocupadas”.Edwin Jiménez. Concejal Cercado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *