Más allá de su experiencia en campos como la antropología y la salud global, el candidato nombrado hoy por Barack Obama para presidir el Banco Mundial (BM), Jim Yong Kim, destaca también por su afición a los escenarios donde ha versionado a Michael Jackson y a Black Eyed Peas.

Kim, de 52 años, era desde 2009 el primer presidente de origen asiático (coreano) del Dartmouth College, en Nuevo Hampshire, una de las universidades más prestigiosas de la costa este de EE.UU., donde desde su acceso al cargo ha participado activamente en las actividades festivas del centro educativo.

Varios videos distribuidos a través de YouTube (http://youtu.be/FrYdp8xgekU) muestran las dotes artísticas de Kim, que no dudó en participar durante los dos últimos años en la competición musical “Darthmouth Idol”.

En 2010 apareció en el tributo a Michael Jackson vestido como el difunto “rey del pop”, a quien trató de emular sus pasos de baile en “Thriller” al tiempo que arengaba a los estudiantes para que aplaudieran.

En 2011, se metió más aún en su papel y ensayó una coreografía basada en el tema “The Time (Dirty Bit)” del grupo Black Eyed Peas, en la que encarnó al líder de la famosa banda estadounidense, Will.i.Am.

Obama anunció hoy que Jim Yong Kim era la persona nominada por EE.UU. para tomar las riendas del Banco Mundial en sustitución de Robert Zoellick al considerarlo como el “más cualificado” para el cargo.

La candidatura de Kim, propuesta el mismo día que se cumplía el plazo en el Banco Mundial, es más que probable que sea la que gane más respaldo internacional, debido al pacto tácito entre EE.UU. y Europa que ha repartido el control del BM y el Fondo Monetario Internacional (FMI), respectivamente, desde 1944.

Hasta ahora, la mayor parte de los presidentes del Banco Mundial provenían del mundo de las finanzas, los negocios o la política, y la designación de Kim supone un cierto cambio de rumbo hacia un profesional que ha dedicado la mayor parte de su carrera en el área del desarrollo y la salud pública global.

El BM, que cuenta con una nómina de 9.000 empleados y con sede en Washington, aportó el pasado año 57.400 millones de dólares para proyectos de desarrollo en países de renta media y baja de todo el planeta.


[ad#ad-2-300×250]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *