Ernesto Che Guevara creía que iba a ser juzgado por un tribunal militar en Santa Cruz, cuya Octava División del Ejército lo había capturado en los parajes selváticos de Ñancahuazú donde se había entregado. Estaba animado y unas horas antes había tenido una última, si bien fugaz, conversación con el capitán ante cuya compañía se rindió tras alertar a gritos quién era y que tendría valor más vivo que muerto.



Algunos detalles de los últimos momentos del legendario guerrillero argentino-cubano han sido expuestos al público internauta en una extensa deposición en un canal de historia del Instituto Prisma, que lo ha colocado a disposición de su audiencia desde abril pasado. El segmento inaugural de Videoteca Virtual (http://www.tevetk.com/Videoteca/videoteca_virtual.htm) con testimonios sobre la historia contemporánea de Bolivia trae, entre 16 personas entrevistadas, más de tres horas de declaraciones del entonces capitán y ahora general retirado Gary Prado Salmón, quien, en octubre de 1967, selló la derrota de la insurgencia con la que el Ché quería crear “uno, dos, muchos Vietnam” en América Latina.

El comandante guerrillero fue llevado prisionero a un cuarto de la escuela de La Higuera, donde estaba instalada la división del ejército que combatía a la guerrilla. Prado Salmón, en la silla de ruedas que lo dejó un episodio cuando, años más tarde, dirigía una operación en Santa Cruz, dice que en la noche del 8 al 9 de octubre fue con frecuencia a ver a su detenido, a quién le preguntaba cómo se encontraba, qué necesitaba; le llevaba cigarros, café y alguna comida. Eso creó ambiente para una conversación que el general evoca del lacónico diálogo del guerrillero prisionero con su captor.



- ¿No supo Ud. que ya tuvimos una revolución aquí, que ya hicimos la reforma agraria?
– Sí, supe. Ya vine yo por aquí…estuve en el 53. Pero todavía hay mucho por hacer…”



- Claro…pero déjenos hacer a nosotros…una cosa que no nos gusta es que nos vengan a decir de afuera lo que debemos hacer.
– Si. Tal vez nos equivocamos…



- Entonces, ¿quién tomó la decisión de venir a Bolivia? ¿Usted?
– No. No fui yo…otros niveles…



- Pero ¿qué otros niveles? ¿Fidel?
La respuesta del guerrillero fue su silencio, enigmático pero elocuente, según evoca Prado. El diálogo es espartano y contiene sólo unas palabras más que las que aparecen en el libro del general boliviano “La Guerrilla Inmolada” (Imprenta Sirena, Santa Cruz, 2006), en la que narra su participación en la campaña de 1967, la mayor emprendida por el ejército de Bolivia desde la guerra del Chaco.


El ex comandante militar y después embajador boliviano en varios países refuerza en su deposición la creencia de que el Che vino a Bolivia porque ya no había lugar para él en Cuba 

El diálogo se volvió más fluido en la tercera o cuarta conversación aquella noche, cuando el prisionero pregunta “¿Qué van a hacer conmigo?” 

- Va a ser juzgado…

- ¿En Camiri? 

- “No. En Santa Cruz. Ud. ha sido capturado por tropas de la Octava División y corresponde que el consejo de guerra, el juicio, la corte marcial, se allá, en la sede del comando”.

- Ah, si.

Prado dice que el prisionero parecía más animado con la perspectiva del juicio y que él, después, salió hacia la zona de operaciones. Al retornar supo que había sido ejecutado.


El general retirado habla de los errores de la insurgencia a partir de sus primeros momentos y a lo largo de la campaña de siete meses. Uno de los primeros fue enviar al francés Regis Debray a determinar la zona en la que se desarrollaría la campaña. En vez de procurar el norte de La Paz, en Caranavi y Alto Beni, se fue al Chapare y tras emitir su informe, se decidió lanzarla desde el sudeste, testimonia. El lector puede preguntarse si, para una empresa de la magnitud que se estaba forjando, no era posible un comisionado más confiable, más allá de la coincidencia ideológica, que conjurase errores fatales y pudiese determinar bases logísticas apropiadas: caminos, población, centros de acopio de alimentos, etc.



Prado Salmón también destaca “cosas raras” en la guerrilla como la dedicación a lo largo de horas por parte de su comandante para que los combatientes aprendiesen quechua en una región en la que se hablaba castellano y guaraní. “Allí nadie habla quechua”.


Una de las mayores “rarezas” fue haber dividido, de entrada, la columna en dos. “Un día chocábamos con la guerrilla aquí y al día siguiente nos tropezábamos con la guerrilla a 180 kilómetros y nos preguntábamos: ¿Cómo pueden moverse tan rápido, si no había ni caminos? Era que la guerrilla se había dividido en dos grupos y no podían encontrarse. Ese fue uno de los de los grandes errores. Un error infantil de un comandante: dividir sus fuerzas y perderse. Cada uno por su lado. Nunca más se encontraron.”

El ejército boliviano decidió rodear la zona de operaciones y luego combatir la insurgencia con pequeñas unidades cuyos integrantes habían sido entrenados durante 16 semanas en Santa Cruz, en una zona entre La Esperanza y Guabirá, recuerda Prado Salmón. Subraya que aún antes de comenzar, la impreparación llevó a que el “contacto cubano”, como lo llama Prado Salmón, desapareciera y se uniese a la gue0rrilla, en vez de coordinar tareas con Humberto Vásquez Viaña, quien debía actuar como “enlace urbano”. (Vásquez Viaña ha escrito “Dogmas y Herejías de la Guerrilla del Che”, es un conocedor de primera magnitud de la fallida campaña y coincide con Prado Salmón. En su obra, menciona una docena de elementos para afirmar que Fidel Castro “le quemó las naves” al Che).

La guerrilla guevarista, dice Prado Salmón, se hundió en “un abandono total”.Para explicarlo subraya que Guevara ya no tenía más papel alguno para jugar en Cuba. Y que fue al Africa poco menos que forzado. Pero retornó al cabo de un tiempo sin haber conseguido nada. “Allá están todavía colgando de los árboles”, afirma que le dijo aquella noche.

Fuente: ANF

[ad#ad-2-300×250]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *