Salubristas y maestros en emergencia

Médicos, trabajadores en salud y maestros urbanos incrementaron ayer sus medidas de presión sobre el Gobierno para exigir la atención de sus demandas, mientras que el Ejecutivo inició conversaciones con dirigentes para bajar la tensión.

Más de una docena de maestros urbanos en cinco ciudades se tapiaron ayer e iniciaron una huelga de hambre “dura”. Por su parte, médicos y trabajadores en salud ampliaron sus piquetes de ayuno.

Hata el cierre de esta edición (23:00), el ministro de Educación, Roberto Aguilar, y dirigentes del magisterio urbano, continuaban con las negociaciones.

Los maestros urbanos exigen la nivelación salarial, pero la posibilidad de llegar a un acuerdo se trabó ante el rechazo del magisterio rural a esa petición.

El ejecutivo de la Confederación de Maestros Urbanos, Federico Pinaya, que lleva seis días en huelga de hambre y tapiado -con una notable debilidad a causa de la medida- dijo anoche que no hay buenos resultados .

“El Magisterio Rural está impidiendo que haya un acuerdo (…) parece que no va haber nada”, indicó ayer cerca de la medianoche, cuando continuaba la reunión entre los dirigentes de los maestros y Aguilar.

Según comunicado del Ministerio de Educación, existen avances en el diálogo con los dirigentes de la Confederación de Maestros Urbanos con respecto a la redacción de un documento tentativo. “Hay que nivelar un techo presupuestario y aplicar las nivelaciones de acuerdo a los criterios de justicia en los lugares que tengan las condiciones de precariedad y pobreza, en los municipios más pobres se tendrá nivelación”, afirmó el Ministro.

Los maestros urbanos ayer masificaron los piquetes de huelga seca, se tapiaron en La Paz, tanto en El Alto como en la sede de Gobierno, en Cochabamba, Sucre, Santa Cruz y Oruro. Piden al Gobierno la nivelación de salarios con respecto al magisterio rural.

En Cochabamba, seis profesores —cumpliendo la determinación de la Confederación del Magisterio Urbano— también se tapiaron. El profesor de la Normal Simón Rodríguez, Wilfredo Arancibia, dijo que el Gobierno ya no puede seguir “discriminando” al sector porque es una demanda de hace varios años y que incluso el 2010 se firmó un convenio para lograr esta nivelación salarial.

Entretanto, el ministro de Educación, Roberto Aguilar, descartó esta posibilidad, sin embargo en horas de la mañana se presentó una propuesta que plantea un incremento indirecto de acuerdo a la actividad individual que realiza cada maestro, la cual debe ser analizada por la dirigencia del sector.

Aguilar lamentó la situación, dijo que no se pude implementar una nivelación entre maestros urbanos y rurales, cuando estos últimos realizan la enseñanza de otras asignaturas, que no se puede comparar con un maestro urbano que sólo enseña una materia específica.

Los docentes exigen la existencia del maestro único. “Les hemos explicado que si se ingresa a un planteamiento general resultaría muy peligroso, porque quedarían excluidos los profesores de educación física, música, religión, de la actividad docente”, explicó Aguilar.

Los docentes aseguran que existe una diferencia del 20 por ciento entre el salario que percibe un maestro del área urbana y rural, siendo mayor el monto de los docentes que están en el área rural, razón por la que piden la nivelación.

Tensión y peleas

Espera

Los trabajadores en salud y la COB aguardan la convocatoria del Gobierno para dialogar.

Diálogo

Hasta el cierre de esta edición (23:00), el magisterio urbano y Gobierno aún estaban reunidos.

Peleas

En Santa Cruz vecinos y trabajadores en salud se enfrentaron. Unas 12 personas quedaron heridas.

Control

El Ministro de Gobierno dijo que la situación de conflicto que vive el país “es manejable”.

Diálogo COB-Gobierno

El diálogo de la COB-Gobierno ayer volvió a estancarse sin mayor avance, la Confederación de Trabajadores en Salud Pública instruyó a partir de hoy una huelga de hambre general masiva en todo el país además del repliegue total de los salubristas rurales.

Los médicos y trabajadores en salud, por separado, rechazan el Decreto 1126, que aumenta la jornada laboral de seis a ocho horas, aunque dicen que si ello procede, entonces deben estar regulados bajo la ley laboral.

Ayer cuatro ministros, el de Economía, Luis Arce Catacora; Planificación, Viviana Caro; Trabajo, Daniel Santalla; y de Salud, Juan Carlos Calvimontes, se reunieron con dirigentes de COB y la Confederación de Trabajadores en Salud para seguir el diálogo.

Según el dirigente José Gonzales, la COB propuso el pasado domingo al Gobierno aprobar un decreto modificatorio al 1126 en el que se retire a los trabajadores en salud de las ocho horas de trabajo pero el Ejecutivo no aceptó.

EN COCHABAMBA

En Cochabamba, los trabajadores en salud y los médicos se unieron para realizar una marcha en el centro de la ciudad para después bloquear la avenida Villazón en protesta a las ocho horas de trabajo que determina el Decreto Supremo 1126.

Cinco personas afiliados al Sirmes, ayer por la tarde instalaron el primer piquete de huelga de hambre en Cochabamba en las instalaciones de la Facultad de Medicina de la UMSS.

En Santa Cruz, Oruro, Potosí, La Paz y Beni también existen piquetes de huelga de hambre de los trabajadores del Sirmes. Los trabajadores llevan 13 días de un paro indefinido y anunciaron para hoy instalar el piquete de huelga de hambre.

Para el director del Sedes, Guido Sánchez, el decreto supremo 1126 está en plena vigencia, por lo mismo “se tiene que cumplir sí o sí”.

Fuente: Los Tiempos

[ad#ad-2-300×250]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *