Jornada de violencia en la sede de gobierno

La Policía reprimió, con agentes químicos y balines de goma, la marcha de la Central Obrera Boliviana (COB) cuando ésta intentó ingresar a la plaza Murillo, al mediodía de ayer, en cumplimiento de las acciones de protesta y el paro de 72 horas determinado por el ente sindical en rechazo a la política salarial del Gobierno y en apoyo al sector salud, que exige la abrogación del Decreto 1126.

La COB determinó el 3 de mayo cumplir un paro movilizado de 72 horas en demanda de un salario mínimo de 8.309 bolivianos y en apoyo de los profesionales y trabajadores en salud, que piden al Gobierno derogar el D.S. 1126, que aumenta su jornada laboral de seis a ocho horas diarias.

La acción policial se tornó violenta cuando la columna intentó llegar a la plaza Murillo desde la intersección de las calles Indaburo y Yanacocha.

La represión. La acción de las fuerzas del orden duró más de 60 minutos, pues los manifestantes se multiplicaban sobre esa esquina en procura de romper la barrera de uniformados con petardos y cachorros de dinamita.

Mineros, universitarios, trabajadores en salud, médicos y maestros fueron los sectores que intentaron ingresar a ese punto. La marcha se inició a las 09.30 y llegó al centro cerca del mediodía.

2 estudiantes de la UPEA fueron arrestados por los efectivos de la Policía, pero alrededor de las 17.00 los liberaron.

Los manifestantes en la ciudad potosí apedrearon el edificio de la gobernación y después bloquearon el centro por tres horas.

APOYO. En tanto, la marcha organizada por el MAS en Cochabamba se llevó a cabo sin mayores incidentes. En la movilización oficialista participaron las seis federaciones de cocaleros, los jubilados y trabajadores de la Gobernación y de la comuna de Cochabamba.
La dirigente oficialista Leonilda Zurita calificó a los dirigentes de la COB como trotkistas.

Fuente: La Prensa

[ad#ad-2-300×250]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *