Esperar hasta las cuatro o cinco de la mañana para recoger agua, siempre y cuando la presión sea fuerte, o bañarse y lavar la ropa en la calle, es el diario vivir de muchas personas, quienes, aunque parezca insólito, reciben planillas de cobro por un servicio que no tienen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *