Los equipos de rescate encontraron hoy los cuerpos de los dos pilotos del avión de combate turco, derribado hace casi dos semanas por las fuerzas sirias, en el fondo del mar en el este del Mediterráneo, informaron fuentes militares turcas.

Los cuerpos de los pilotos Gökhan Ertan y Hasan Hüseyin Aksoy, desaparecidos desde que el caza turco fue derribado el pasado 22 de junio, fueron localizados en el fondo del mar a una profundidad de mil 260 metros, reportó el Ejército turco, citado por el diario Hürriyet.

Una nave de exploración submarina halló los cadáveres en el este del Mediterráneo y ahora personal de los equipos de búsqueda y rescate trabajan para subirlos a la superficie.

El submarino de Estados Unidos Nautilus participaba desde hacía varios días en las operaciones de búsqueda en la zona del accidente, donde la profundidad submarina alcanza en algunos lugares los mil 350 metros.

Turquía insiste en que su caza de combate F-4 fue derribado por las fuerzas sirias en el espacio aéreo internacional, sin embargo Damasco asegura que el avión fue derribado cuando volaba a una altitud de 100 metros dentro del espacio aéreo sirio.

Tras ese incidente, Turquía ha desplazado tropas, tanques y baterías antiaéreas a la frontera con Siria.

El hallazgo de los cuerpos de los pilotos turcos se produjo un día después que el presidente sirio Bashar al-Assad lamentó que sus fuerzas hubieran derribado el avión turco y declaró que no permitirá que las tensiones entre ambos países originen un “conflicto armado”.

En una entrevista publicada la víspera por el diario turco Cumhüriyet, al-Assad lamentó el derribo del aparato, pero reiteró que las fuerzas sirias actuaron en defensa propia porque la aeronave se encontraba en el espacio aéreo sirio.

En la segunda parte de su entrevista al rotativo turco, divulgada este miércoles, el mandatario sirio acusó a Turquía de proporcionar apoyo logístico a los “terroristas”, que están matando al pueblo sirio.

Denunció que Turquía se ha convertido en “partícipe” de todos los actos sangrientos en Siria por la decisión del primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, de interferir en los asuntos internos de Damasco y de apoyar logísticamente a los terroristas.

Asimismo, al-Assad criticó el “doble rasero” de Erdogan por exigir reformas en Turquía al tiempo que ignora la muerte de opositores y la falta de democracia en los Estados del Golfo Pérsico.

“Por qué no llora por los que mueren en los países del Golfo? ¿Por qué no interfiere en los problemas democráticos de esos países?”, se preguntó el presidente sirio.

Las autoridades turcas han negado que brinden apoyo a los opositores, sin embargo la plana mayor del denominado Ejercito Libre de Siria se encuentra en suelo turco.

Turquía, que comparte más de 900 kilómetros de frontera con Siria, ha acogido a más de 35 mil sirios que han huido de su país debido a la represión ejercida por las fuerzas leales al régimen de Damasco desde marzo de 2011.

Fuente: Informador.com

[ad#ad-2-300×250]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *