Para demostrar que una mayoría de la población está a favor de la construcción de la carretera San Ignacio de Moxos-Villa Tunari por el corazón del TIPNIS, el presidente Evo Morales abrió ayer la posibilidad de realizar un referéndum en Cochabamba y Beni.

La declaración fue realizada ayer en la comunidad Santísima Trinidad, una de las últimas comunidades indígenas ubicadas en la zona colonizada del parque nacional Isiboro Sécure.

En ese lugar, Morales entregó motores fuera de borda, generadores de energía eléctrica, computadoras y repartió cheques para la construcción de unidades educativas, como lo hace desde hace algunos meses en varias comunidades del TIPNIS.

“Quisiera que haya una encuesta en los dos departamentos, Cochabamba y Beni, para ver cuánta gente quiere camino y cuánta gente no. O quisiera que en ambos departamentos finalmente los beneficiarios hagan un referéndum, sobre una consulta, así con voto, a ver cuánta gente quiere y cuánta gente no. Y ustedes saben los resultados que pueden haber, ya sea de lado cochabambino y beniano”, declaró el Jefe de Estado.

En pasados días, Morales declaró que la construcción de una carretera por el TIPNIS “es un pedido clamoroso” y “si quisiéramos someter a referendo ambos departamentos, por lo mínimo gana 80%, hasta el 90%, la construcción del camino”.

Morales hizo estas declaraciones en momentos en que hay dos marchas indígenas que avanzan hacia La Paz cuestionando la política medioambiental del Gobierno, considerado como defensor de los derechos de los indígenas y de la Madre Tierra.

Asimismo, el Órgano Ejecutivo tiene previsto iniciar en septiembre el proceso de consulta “previa” en el Isiboro Sécure para validar el proyecto gubernamental de construir la “primera carretera ecológica”.

La IX marcha indígena que partió hace más de un mes desde la ciudad de Trinidad (Beni) rechaza la construcción de la carretera por el TIPNIS y pide la abrogación de la Ley 222 que da luz verde a la consulta “previa”.

Una segunda marcha indígena viene a La Paz desde Mallku Khota (norte de Potosí) con la demanda de que el Gobierno anule la concesión de una mina a la empresa transnacional South American Silver. Actualmente esta marcha está en Llallagua.

Mientras tanto, en la comunidad de Santísima Trinidad, el presidente Morales prometió entregar más obsequios a los indígenas, pero negó que se traten de prebendas para influir en los resultados de la “consulta previa” que pretende realizar en al menos 60 comunidades.

Fuente: Página Siete

[ad#ad-2-300×250]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *