explotación minera no paga por el uso del aguaDe acuerdo a los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), el 2012 se produjo alrededor de 1.071.197 toneladas de minerales de plata, zinc, plomo, oro, estaño, antimonio, entre otros, con un consumo de agua equivalente en metros cúbicos.

El investigador en temas sociológicos mineros, Emilio Madrid, aseveró que los operadores mineros que explotan yacimientos no pagan ni un solo centavo al Estado por el consumo de agua; además, la ley 1777 de 1997 en sus artículos 36, 37 y 38 les beneficia, mientras que la población debe pagar por el consumo. “Existe serias contradicciones sobre los derechos de la población”, dijo el experto.

“Se cuantifica (el agua) pero no se hace una contabilidad en temas económicos, es decir no se está teniendo el valor que eso significa, y el Código de Minería permite a los operadores mineros usar agua a título gratuito, de libre disposición”, señaló.

Indicó que esta situación se da por ley para los operadores mineros mientras que por el uso del agua en los centros urbanos se tiene que pagar. “Se paga en promedio una tarifa por el uso para las necesidades básicas, en tanto que el consumo de agua con fines económicos en la minería es libre”, apuntó.

El experto explicó que en el país no existen normativas relacionadas al uso de los recursos naturales en la explotación minera y lo mismo se repite en el proyecto de ley minera. “Si bien en la ley neoliberal se dan esas ventajas, en la futura ley minera que se debate con los tres actores mineros, se dan las mismas ventajas y privilegios a los actores mineros; es decir, tampoco pagarán por el consumo del líquido elemento”, manifestó.

El otro recurso natural afectado por las operaciones mineras pequeñas y de producción a gran escala es el suelo. “Son grandes extensiones de suelo y su consiguiente inutilización por la pérdida de calidad que afectan también a la salud de la población”, señaló.

“Es la población la que está subvencionando la actividad minera con su salud porque lo que no se invierte en remediar (la contaminación) lo termina pagando la gente en atención médica y medicamentos”, declaró.

El investigador concluyó diciendo que en los hechos, entre la necesidad de agua de una población y una empresa minera, la última tiene más derechos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *