consejalesFracasó ayer, por tercera vez, la elección de la Comisión de Ética del Concejo Municipal. A pesar de que la conformación del tribunal estaba en la orden del día, ninguna de las bancadas propuso nombres para el tribunal. Los concejales reconocieron irresponsabilidad y “que es una vergüenza ante la población”, como lo señaló María Isabel Caero.

El presidente del Concejo Municipal, Armando Vargas, decidió suspender el punto para la próxima sesión, pero las reacciones no se dejaron esperar. El concejal opositor Edwin Jiménez (Todos por Cochabamba) lamentó que la directiva no haya promovido reuniones preliminares para la elección “por consenso”. Jiménez dijo que son indispensables ocho votos de apoyo para el concejal de la bancada oficialista (Movimiento Al Socialismo) y de oposición.

La vicepresidenta Beatriz Zegarra solicitó un cuarto intermedio, de una hora, para que las bancadas puedan organizarse. Sin embargo, esta propuesta no tuvo el respaldo necesario, sólo votaron a favor María Isabel Caero (MAS), Edwin Jiménez (TPC), Edgar Gainza (TPC) y Shirley Franco (TPC). Los concejales David Herrada, Henry García y Ninoska Lazarte, la rechazaron.

La Comisión de Ética conocerá el tema del concejal Rolando Cáseres, por presunto tráfico de influencias en la adjudicación de la escuela Juancito Pinto B, en favor de su medio hermano, José Luis Sejas Leclere.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *