El Viceministro de Régimen Interior, Jorge Pérez, informó hoy que en 20 días aproximadamente se implementará dos puestos móviles de control policial en la región de Apolo, donde el pasado fin de semana se registró un asalto a mano armada de dos buses de transporte interdepartamental que dejó un muerto y 15 heridos.

La autoridad de Estado reconoció que en la zona no existe suficiente control policial para resguardar a 25 mil habitantes, por lo que se considera destinar un mayor número de efectivos de la institución del orden verde olivo; además la región es conocida por el tráfico de oro lo que la convierte en una zona vulnerable a la delincuencia, dijo.

“Se está trabajando en reforzar esta vía, se ha venido planteado esta situación de reforzar el control de la policía caminera, se ha implementado la cantidad de policías que no fue suficiente, la estamos volviendo a implementar, se han firmado contratos con una empresa que forma parte del grupo de las Fuerzas Armadas que está construyendo varias unidades de retenes móviles que se entregaran en unos 20 días”, manifestó Pérez.

Respecto a las investigaciones del atraco del fin de semana, el Viceministro informó que se envió a la zona unidades especiales contra asalto, por lo que se espera en los próximos días tener algunos indicios.

Paralelamente, la policía peruana también realiza investigaciones en su territorio donde se presume que los delincuentes huyeron tras el hecho criminal.

POBLADORES PIDEN SEGURIDAD: El Centro Cívico de Residentes de Apolo (CCRA) demandó al Gobierno reforzar la presencia militar y policial en la ruta entre La Paz y Apolo, la provincia Franz Tamayo y la extensa frontera con el Perú, ante el creciente incremento de actividades ilícitas y la delincuencia que preocupa a la región.

Jhonny Oliver, presidente del CCRA, informó que el suceso del pasado fin de semana no es el primero que se ha vivido en la región.

Recordó que se han registrados dos atracos desde el 2010 en la ruta entre La Paz y Apolo, que no han sido del todo esclarecidos.

“Como población estamos muy alarmados por la forma y la crueldad con la que han procedido los delincuentes, esta vez han disparado sin una contemplación por lo que es urgente que refuercen la seguridad en esta zona (….) La falta de presencia de policías y del Ejercito hace que se pueda entrar y salir de este territorio fácilmente, sin control”, afirmó Oliver en declaraciones a ANF.

De acuerdo con la descripción del cívico apoleño, la presencia de la policía es inexistente en al menos 250 kilómetros de la ruta.

“El último uniformado está en Escoma y nuevamente se ven policías en Apolo”, remarcó.

Respecto a los militares dijo que la situación es aún peor porque el último recinto militar antes de Apolo, está en Achacachi, provincia Omasuyos de La Paz.

Fuente: Abi

[ad#ad-2-300×250]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *