Definitivamente no existe intérprete ecuatoriano que haya marcado la historia como lo hizo Julio Jaramillo. Resumir su vida en un minuto es una tarea que raya en lo imposible, pero lo que sí se puede hacer es proyectar la huella que dejó en la historia “el ruiseñor de América”. Algunos dicen que era mexicano, otros colombiano e incluso venezolano, pero todos los datos apuntan claramente a que fue un auténtico cholo guayaco, que cantó a su gente, la música de su gente. Su popularidad ha sido tanta que goza del record del cortejo fúnebre más grande que ha visto Guayaquil y, muy probablemente, el Ecuador. Videógrafo: Jaime Freire G. Efecto de audio: Writing, de digifishmusic. Licensed under Creative Commons.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *