FELCV libera al agresorUna mujer que fue golpeada y amenazada de muerte por su esposo acudió a la Fuerza Especial de Lucha Contra la Violencia (FELCV) de Quillacollo, pensando que allí encontraría la ayuda necesaria para evitar un triste desenlace para su familia. Sin embargo, se convirtió nuevamente en víctima de su pareja porque las policías sólo lo retuvieron ocho horas en celdas y luego lo liberaron sin remitirlo a un fiscal como establece la ley.

Molesto por el arresto, el hombre volvió a su casa enloquecido y no sólo golpeó a su esposa y a sus niños, sino que intentó matarlos.

Atemorizada, la víctima contó la pesadilla que ella y sus dos hijos tuvieron que soportar debido a que las policías de la FELCV liberaron al agresor.

Por mucho tiempo, Diana (nombre cambiado) fue golpeada delante de sus niños por su esposo Carlos. Los tres desarrollaron un profundo miedo a los estallidos de ira de Carlos, pero el 6 de agosto, luego de una terrible golpiza ocurrida en la calle, Diana fue hasta la FELCV a denunciar a su pareja, confiando en que la nueva Ley 348 la protegería y ordenaría el alejamiento del agresor. “Me golpeó a puñetes, me bañó en sangre, mis hijos gritaban asustados y mi vecina le pedía que me soltara”, le contó a una agente.

Las policías arrestaron a Carlos, lo retuvieron ocho horas, pero luego lo liberaron alegando que era feriado, que no tienen un fiscal asignado a la FELCV de Quillacollo y que el fiscal de turno no atendía su teléfono.

Carlos buscó a su esposa y la encontró en su casa. La golpeó brutalmente en castigo por denunciarlo e intentó matarla a ella y a sus dos hijos. “Agarró un cuchillo y quiso apuñalarme. Mis hijos gritaban, luego nos dijo que íbamos a morir todos juntos, le dio el cuchillo a mi hijo y le ordenaba que lo apuñale, mi hijo temblaba de miedo, yo no sabía qué hacer”, relató la mujer a la Red ATB.

Después, el hombre liberó el gas de la garrafa y cerró las puertas para que todos murieran. Diana logró salir. Las policías de la FELCV dijeron que su vehículo estaba en el mecánico y no tenían cómo ir a auxiliar a la mujer y los niños.

La teniente a cargo, Lidia Gutiérrez, se fue ayer a un taller en el Comando de la Policía y las agentes no estaban autorizadas para explicar por qué no se atendió este caso en el marco de la Ley 348 que garantiza a las mujeres y sus hijos una vida libre de violencia por la acción inmediata de policías, fiscales y jueces.

La víctima no apareció ayer en la FELCV con su examen forense.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *