La Central de Pueblos Indígenas de La Paz (CPILAP) demanda la reversión de cinco concesiones mineras y una forestal porque fueron entregadas en territorio de los pueblos Leco y Tacana sin previa consulta a sus habitantes, denunciaron los dirigentes.

El presidente de la organización indígena, José Ortiz, señaló que este tema será tratado con el gobierno después de que ambos firmaron el lunes un convenio interinstitucional para la atención de las demandas indígenas.

Según el dirigente las autorizaciones para explotar minerales y el aprovechamiento de madera, otorgadas por el gobierno hace más de diez años, actualmente no cumplen una función social en los municipios de Mapiri y Apolo.  

“Hay empresas que han pedido concesiones forestales que actualmente no cumplen una función real y por eso una de las demandas es que se reviertan para los tacanas y lecos”, señaló el dirigente a la Agencia de Noticias Indígenas de Erbol.


Lecos quieren ser mineros  


Por su parte el representante del pueblo Leco que se encuentra en el municipio de Apolo del departamento de paceño, Leonardo Sompero, indicó que los indígenas de esa región se ven privados para incursionar en la minera porque las cooperativas se niegan, pese a que este recurso natural se encuentra en su territorio. 

“No puede ser que nosotros estemos sin trabajo. No son del lugar, ni siquiera son cooperativas, son gente que viene de Potosí y de Oruro. Nosotros los fuimos identificando dentro de nuestra TCO”, señaló Sompero a la Agencia de Noticias Indígenas de Erbol.


Concesiones sin consentimiento


El secretario de Tierra y Territorio de la CPILAP, Marcelo Marupa, informó que en la TCO (Tierras Comunitarias de Origen) Pueblos Indígenas Lecos y Comunidades Originarias de Larecaja (Pilcol), que se encuentran en el municipio de Mapiri, se entregó hace 20 años cerca de 100 concesiones mineras, pero ellos no se enteraron hasta el pasado año. 

Explicó que la Corporación Minera de Bolivia (Comibol) autorizó a 20 empresas mineras para explotar oro en esa región y que los indígenas empezaron a dedicarse a esa actividad.

“La mayoría de las comunidades se dedican a ese tema aurífero, porque es una zona tradicional y el recurso básico”, manifestó.

Fuente: Erbol

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *