El Ministerio Público procedió la mañana de este viernes a la intervención simultánea de las oficinas de la empresa Jindal en la población fronteriza de Puerto Suárez, en la ciudad de Santa Cruz y La Paz, después de que la capital hindú decidió rescindir contrato con el Gobierno boliviano para la explotación de hierro en el Mutún.

El fiscal Marco Antonio Rodríguez afirmó que el allanamiento a las oficinas de Jindal en La Paz, ubicadas en el piso 14 del edificio Multicentro, se realizó a partir de las 09.30 y del lugar secuestraron dos computadoras, además de documentación de la empresa, que serán valoradas con fines investigativos por el caso de incumplimiento de contrato con el Estado boliviano.

“En día pasados, los personeros de esta empresa habría sacado otros documentos, que presumimos hacen referencia a los contratos de Jindal con el Estado boliviano. Por supuesto que esto es una atenuante porque está tipificado como obstrucción a las investigaciones que se realiza en el Ministerio Público”, afirmó.

En Puerto Suárez, el fiscal de frontera Sergio Tarquino –apoyada por efectivos de la Policía y de las Fuerzas Armadas– presidió el operativo en las oficinas de Jindal, de donde desalojaron al menos 14 funcionarios, según La Razón.

Mientras, de acuerdo a la publicación de El Deber, las autoridades judiciales también procedieron a allanar los bienes de la Jindal en la ciudad de Santa Cruz.

El pasado 17 de julio, la empresa Jindal, mediante un comunicado oficial, formalizó la ruptura del contrato de riesgo compartido con el Gobierno boliviano, firmado para la explotación de hierro en el Mutún.

Entonces, Jindal indicó que decidió rescindir el contrato debido a las “actitudes anti-inversionistas y de no cooperación al inversionista extranjero por parte del Gobierno de Bolivia”.

fuente: E·rbol

[ad#ad-2-300×250]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *