Desde que dio a luz a su hija Drew Maxwell el 1 de mayo, Jessica Simpson ha cambiado los vestidos de maternidad por ropa de entrenamiento, y se unió a Weight Watchers para ponerse en forma.

Y ella dice que se siente mejor, que no se siente presionada.

“Para que todos sepan… Weight Watchers no ha puesto ninguna presión sobre mí!”, escribió en Twitter. “Estoy tratando de ser lo más saludable que pueda y me siento muy bien!”

La nueva mamá, de 31 años, no se está estresando al momento de ir a la báscula.

“Sería bueno sentirse cómoda en un bikini, pero eso no es mi objetivo”, dijo previamente a PEOPLE. “Sólo quiero caber en los jeans!”

Para Simpson, “la vida ha cambiado por completo”, con la llegada de Maxwell, su primer hijo con su prometido Eric Johnson.

“[Ha cambiado] Desde cómo duermo hasta lo que pienso”, dijo a People en mayo.

Fuente: People

[ad#ad-2-300×250]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *