Molestia de pacientes de la CPS

La Caja Petrolera de Salud ha quedado pequeña para la cantidad de pacientes y afiliados que alberga.

Es que si bien la institución cuenta con dos centros de atención, uno en el cuarto anillo y avenida Brasil y la central del primer anillo y España, apenas tiene 260 médicos para atender a los 103 mil pacientes que están afiliados, según lo confirmó el director de la institución, Eduardo Roca.

Asistidos sin las condiciones mínimas. Solo en la sala de emergencias hay alrededor de 30 pacientes que aguardan por la internación, lo que ha saturado el ambiente que solo tiene capacidad para 12 camas y complica más la salud de los enfermos, en su mayoría niños y ancianos.

“Venir aquí es un calvario. Mi hija está con fiebre y hemorragia desde hace una semana y aún sigue aquí en este rincón . Solo me dieron una camilla pelada”, se quejó Patricia Arteaga mientras cuidaba a su hija de seis años que tiene síntomas de dengue severo y que es atendida en el pasillo del centro.

Al lado de ella estaba Mariela Ramos con su niño de meses que tiene neumonía. Sin embargo, el pequeño también era asistido en el pasillo pese a que se precisaba su atención. “No queda de otra que soportar la incomodidad que no es justa porque a uno le descuentan cada mes para esto”, dijo.

Peor situación vivió Ana Ribera al ver impotente que su niña, con cálculo renal, debía recibir su suero en una silla de plástico. “Me dijeron que la tienen que internar urgente aunque me dicen que no tienen espacio en internación”, dijo preocupada la mujer.

Similares dramas se repetían en todo el pasillo.

Prestan servicios a clínicas privadas para aliviar crisis. Por su parte, el director del hospital, admitió las fallas no solo en esta área sino también en otros servicios y en la terapia intensiva e intermedia que también están rebasadas. “El problema es temporal. Estamos derivando servicios a clínicas privadas para evitar riesgos a los pacientes”, sostuvo Roca, aunque descartó que se esté viendo la manera de ampliar la infraestructura a mediano plazo.

No obstante, el médico atribuyó la crisis hospitalaria a las enfermedades de la época como el dengue e infecciones respiratorias.

“Me siento impotente de ver que mi niño es asistido en el pasillo.
Hay hartos riesgos pero no tengo otra opción. No es justo pagar para vivir esto”.

Mariela Ramos
Afiliada

“Mi hija tiene hemorragia y la tienen en este rincón (del pasillo) hace una semana, pese a que requiere internación urgente. Tampoco hay médicos”.

Patricia Álvarez
Afiliada

” Tengo a mi esposa que se le ha bajado el azúcar, pero me dicen que no hay espacio para internarla. Espero que solucionen este conflicto lo antes posible”.

José Mariscal
Afiliado

Fuente: El Día

[ad#ad-2-300×250]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *