La ONU denuncia endurecimiento de respuesta iraní a las manifestaciones

Mundo

La ONU denunció el martes el “endurecimiento” de la respuesta iraní a las manifestaciones y pidió a las autoridades que impusieran una moratoria inmediata sobre la pena de muerte.

“El jefe de derechos humanos de la ONU, Volker Türk, afirma que el creciente número de muertes debido a las manifestaciones en Irán -incluyendo las de dos niños este fin de semana- y el endurecimiento de la respuesta de las fuerzas de seguridad subrayan la situación crítica en el país”, dijo su portavoz Jeremy Laurence en una rueda de prensa regular en Ginebra.

“Instamos a las autoridades a responder a las demandas de la población en materia de igualdad, dignidad y derechos, en lugar de utilizar una fuerza innecesaria o desproporcionada para reprimir las manifestaciones”, añadió.

Subrayó que “la falta de rendición de cuentas por las violaciones flagrantes de los derechos humanos en Irán persiste y contribuye al aumento de las quejas”.

Las protestas fueron desencadenadas por la muerte, el 16 de septiembre, de Mahsa Amini, una joven de 22 años, después de su detención por violar las estrictas normas de vestimenta basadas en la sharia que se aplican a las mujeres en el país. 

Desde el comienzo de las manifestaciones, más de 300 personas fueron abatidas, entre ellas más de 40 niños, según la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos.

La ONG Iran Human Rights (IHR), con sede en Noruega, informó de un número mayor de muertos, al menos 378 personas, entre ellas 47 niños, durante la represión de las manifestaciones. 

Según la Oficina del Alto Comisionado, dos niños de 16 años figuran entre las seis personas muertas durante el fin de semana. 

La Oficina del Alto Comisionado pide que “se ponga en libertad a todas las personas detenidas en relación con el ejercicio de sus derechos, incluido el derecho de reunión pacífica, y que se retiren los cargos que se les imputan” y que el Irán “imponga inmediatamente una moratoria sobre la pena de muerte”.