las críticas no se dejan esperar

La ausencia de forestación, la presencia de agentes contaminantes (aguas servidas y sustancias químicas) y la reproducción incontrolable de las macrófitas continúan, desde hace varios años, como los principales problemas que aquejan a la laguna Alalay y que, pese a los cambios de autoridad y declaratorias de emergencia, no existen planes estructurales para solucionarlos. Tal es la observación que hacen algunos responsables de organizaciones ambientalistas en Cochabamba.

Entretanto, el alcalde interino de Cercado, Armando Vargas, informó que ayer, “desde las 7:00, empezamos a hacer el informe jurídico para que ya se pueda enviar esta ordenanza a la ciudad de La Paz” y luego explicó que “así no vamos a perder tiempo”.

Vargas se refería a la norma que declara en emergencia a la laguna Alalay.

“Se tiene al personal trabajando, se están sacando las macrófitas, las señoras del Plane las están retirando, pero eso avanzan lentamente”, dijo.

La medida fue asumida por el Alcalde interino después de que el Concejo Municipal aprobara, el viernes pasado, una ordenanza en la que se declara en emergencia a la laguna Alalay y se designa al ejecutivo de Cercado la tramitación de una autorización, ante el Órgano Ejecutivo Nacional, para invertir más de 1 millón de bolivianos en la limpieza de la Laguna sin necesidad de convocar a licitaciones.

Esta posibilidad generó críticas de ambientalistas, quienes consideran que hay poca transparencia en el manejo de los recursos económicos destinados a este espejo de agua, según comentó el miembro del Comité de Defensa del Medio Ambiente Cochabamba (Codac), Jaime Ponce. Cuestionó que durante la gestión 2011 la Alcaldía no pudo ejecutar ni un centavo del presupuesto asignado a Alalay, lo que provocó que ahora, por la emergencia en la que se encuentra la laguna, se pida autorización para utilizar los recursos sin pasar por los mecanismos de control estatal establecidos por ley.

Natalia Vega, miembro del Foro Cochabambino del Medio Ambiente (Focomade), cuestionó que, a pesar del paso de los años y los cambios políticos, las autoridades no avancen sobre los problemas que aquejan a la laguna, en cada gestión el municipio pierde la batalla contra las macrófitas, Semapa no puede arreglar el ingreso de aguas servidas y la Alcaldía no puede reforestar ni evitar el depósito de desperdicios en la zona.

Se van las “distinguidas”

Las aves que hicieron sus nidos y fueron declaradas como huéspedes ilustres de la ciudad de Cochabamba ya no se asientan más en las aguas del principal espejo de agua urbano y prefirieron mudarse al río Rocha, según informaron vecinos de la zona. Éstos aseguraron que por la abundancia de macrófitas ya no se pueden encontrar ni aves, ni nidos en este lugar.

Esta declaratoria fue realizada el año 2011, a través de la Ordenanza Municipal 4218/2011 en la cual se nominaba como “Visitantes Distinguidos” al conjunto de aves que habitan la laguna Alalay y que anualmente se presentan para hacer sus nidos, desde lugares tan remotos como Alaska, Siberia o Tierra del Fuego. En esa oportunidad, el responsable de la Secretaría de Protección de la Madre Tierra del municipio, Germán Parrilla, dijo que “la gestión del alcalde Edwin Castellanos, como Gobierno Autónomo Municipal de Cochabamba, asentada sobre la convicción de hacer de Cochabamba el corazón de la Madre Tierra, apunta a consolidar la laguna Alalay como un santuario de la biodiversidad”.

Este año, por el día mundial de las aves migratorias, se organizó una visita guiada a la laguna Alalay el sábado 12 de mayo, para observar a las aves con binoculares y telescopios.

Fuente: Los Tiempos

[ad#ad-2-300×250]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *