El cineasta nacional, Jorge Ruiz, murió la madrugada de este martes a sus 87 años de edad en un hospital de la ciudad de Cochabamba, donde fue internado hace tres días por un cuadro clínico de gripe.

El Concejo Nacional del Cine Bolivia (Conacine) confirmó el deceso del director de la emblemática película “Vuelve Sebastiana”, mediante un comunicado en su sitio oficial en internet.

“El Conacine Bolivia, lamenta profundamente el sensible fallecimiento del cineasta Jorge Ruíz. Acompaña a sus familiares en este momento de dolor. Gracias por tu invalorable aporte al cine boliviano y al cine mundial”, dice el pronunciamiento.

Óscar Ruiz, sobrino del fallecido, dijo a Los Tiempos que el cineasta murió en la Caja de Salud de Cochabamba y su estado no era crítico por lo que la familia tenía pensado trasladarlo durante esta jornada a su domicilio.

Ruíz es considerado como un innovador y un precursor de la narrativa de una cinematografía con identidad. Su sensibilidad para mirar la realidad, reflejarla en imágenes en movimiento, con pasión y compromiso fue calificada como un arte único por Conacine.

El cineasta boliviano fue un inventor del cine documental latinoamericano.

Biografía

Según La Razón, Ruiz nació en Sucre el 6 de marzo de 1924, creció en la ciudad de La Paz donde estudió en los colegios Alemán y Bolívar. Entre 1940 y 1944 estudió agronomía en Argentina, donde comenzó a experimentar con una cámara de 8 mm filmando las lecciones de sus profesores.

En 60 años de carrera, produjo algunos de los principales filmes del país, como Vuelve Sebastiana —que muchos cineastas críticos consideran la mejor realización de Ruiz—, Dónde nació un imperio, La Vertiente y otras cintas que ya forman parte del patrimonio cultural.

En 1947 viajó al Beni con una filmadora de 8 mm e hizo tomas de su travesía, lo que al final se constituyó en la primera película de Ruiz: Viaje al Beni. En 1948, También trabajó con el expresidente Gonzalo Sánchez de Lozada en 1954, con quien realizó el documental “Juanito sabe leer”, sobre la normal de Warisata.

En 1953 dirigió “Vuelve Sebastiana”, considerada una de las mejores realizaciones. Entre 1962 y 1983, vivió en Chile, Colombia, Guatemala, Ecuador y Nueva York, donde continuó su producción cinematográfica, fundando Cine 70 en Perú, realizando varios trabajos independientes con productoras como BBC, CBS y NBC y Televisión Española, entre otras.

Recibió una serie de distinciones por su aporte a la cultura. Fue distinguido en 2001 con el Premio Nacional de Cultura y en 2003, el Festival de Cine Iberoamericano de Huelva realizó un homenaje a la obra cinematográfica del cineasta boliviano.

Fuente: Erbol

[ad#ad-2-300×250]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *