La madre la encontró envuelta en sábanas

Indignación y repudio causó el asesinato de una niña de 12 años que apareció sin vida, violada y estrangulada en el interior de su habitación ubicada en el barrio Minero, de la zona del Plan Tres Mil. La menor Kiomi Anaí Choque Zambrana fue hallada sin vida, envuelta en una sábana y echada en el catre de su habitación, por su madre Esmeralda Zambrana Piza el pasado lunes a las 16.00, cuando retornó de su puesto de trabajo en el mercado Los Pocitos. La fiscal Doris Rivero, designada para el esclarecimiento de la muerte de la menor, indicó que pasaba gran tiempo sola en su domicilio porque su madre salía a vender pollo al mercado desde las 4 de la madrugada. “Todavía no se tiene un sospechoso en concreto, estamos citando al entorno familiar de la víctima y a cuantas personas veamos que pueden aportar con datos”, resaltó.

Sin muchos elementos. Una comitiva de funcionarios de la Defensoría de la Niñez, a la cabeza de Rosa María Valencia, los fiscales Doris Rivero y José Centenaro, el jefe de la Felcc, suboficial Gabriel Condori, la diputada del MAS, Adriana Arias, y la madre de la víctima, inspeccionaron ayer el domicilio de la víctima en procura de recoger evidencias que puedan conducir al esclarecimiento del crimen. La Policía maneja la hipótesis de que el agresor conocía a la víctima porque no se detectaron ni chapas ni candados forzados. Esta teoría hace presumir que el asesino tuvo contacto con la niña, quien le abrió la puerta porque lo conocía y cuando este cometió su fechoría optó por matarla para evitar que lo denunciara.

“Se ha encontrado huellas de tenis y zapatos en la habitación. Se manejan varias teorías y detalles que deben ser investigados, como por ejemplo, hace una semana el tío de la niña y su esposa se cambiaron de este inmueble”, afirmó.

Nadie se percató. Ninguno de los vecinos consultados por este medio se percató del crimen de Kiomi Anaí. Una dentista que vive al lado de la víctima dijo que no escuchó nada porque hacía frío y no salió para nada de su domicilio. “La menor paraba sola mucho tiempo”, indicó.

Sofía Blanco, tía de la menor asesinada, comentó que la mamá y el padre de la víctima, Alex Choque, estaban hace tiempo separados y ambas mujeres vivían solas. “Ella estudiaba por la mañana en el sexto de secundaria en el colegio Simón Bolívar. Yo le decía a su madre que no deje mucho tiempo sola a la niña”, advirtió. Otro vecino contó que por las tardes, ella solía jugar en la puerta de su casa con varios niños y compañeros que venían a visitarla.

Anuncian movilización. Germán Mamani, presidente de la junta vecinal del barrio Minero, convocó a los demás vecinos del barrio Villa Gladys y Santa Elena a sumarse a la movilización para que la Policía esclarezca el crimen. El dirigente dijo que la zona es bastante insegura porque existe una poza donde los malvivientes se juntan por las noches. Mario Villarroel, vicepresidente del barrio, pidió a la Alcaldía Municipal dotar de maquinaria para rellenar con tierra una poza ubicada frente a la casa de la menor asesinada. “Ya hemos hechos las gestiones pero somos objeto de burlas. Esta no era una poza natural”, se quejó.

Proyecto
Diputada habla de una posible castración para los violadores

la diputada por la zona por el Movimiento dela Socialismo, Adriana Arias, se hizo presente en el módulo policial del Plan Tres Mil para exigir al Ministerio Público y la Policía se detenga al asesino de la menor Kiomi Anaí Choque Zambrana (12).

La parlamentaria volvió a poner en discusión una posible aprobación de la castración para aquellas personas que abusan de los niños y adolescente. “Lo que pasó con esta niña no tiene perdón y preocupa. Vamos a trabajar en el Parlamento para endurecer las penas contra los violadores”, sentenció. Arias acompañó a la comitiva que se trasladó hasta la escena del crimen./LES.

Detalles

Malestar. Los vecinos pidieron que la Alcaldía les tape una poza que colinda con el colegio Simón Bolívar. La laguna está ubicada en la Uv 105, manzano 22.

Informe. El médico forense, José Luis Satt, determinó la causa de la muerte como asfixia por estrangulamiento. Se tomaron muestras para determinar el grado de abuso.

Paseó la casa. Se encontró evidencias que el asesino caminó por todo la vivienda y dejó algunos rastros.

Sospechosos. Amigos y su entorno familiar serán citados a declarar para esclarecer el crimen de Kiomi Anaí.

Fuente: El Día

[ad#ad-2-300×250]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *