En forma de protesta para la atención de sus demandas

Con ollas y platos vacios, en el mejor de los casos canastas y otros recipientes, los niños del TIPNIS, que se encuentran en vigilia junto a sus padres frente a la Vicepresidencia, decidieron salir de sus carpas y postrarse en las calles paceñas para pedir limosna a la población, como una forma de protesta ante la falta de respuestas a sus demandas.

La medida también se replicó en inmediaciones de la plaza San Francisco, donde indígenas no sólo pedían limosna sentados en cartones y trapos tendidos en el piso, sino que, con tamborines en mano, llamaban la atención de las personas que atravesaban el sector con una melodía sin ton ni son.

Algunos indígenas decían que la medida no tiene el fin de buscar limosna de la población paceña, más lo que se quiere es que el Gobierno se dé cuenta sobre las consecuencias que conlleva su desatención a la plataforma de demandas de la IX marcha.

“Es para que nos escuche el presidente, para que por lo menos solucione algo de nuestro problema, no es porque pidamos limosna, sino que es para que él escuche y entienda”, dijo una de las madres de los infantes, la indígena sirionó Isora Suárez, quien acompañaba a los niños en esta medida.

La gente una a una se aproximaba para depositar una moneda en esos tarros y platitos vacíos, que también sirven para que los niños se alimenten, pues muchos de esos envases aún tenían sobras de arroz o restos de comida del almuerzo que los niños ingirieron horas antes de asumir esta medida.

Cada niño iba acompañado de un letrero que lo identificaba como indígena, pues en ella, además de pedir respeto a su territorio, daba a conocer la comunidad de la cual provenía cada uno.

“Por favor colabore a los niños del TIPNIS. Soy sirionó. Gracias que Dios le bendiga”, decía uno de los letreros que estaba apoyado en la olla donde una niña indígena pedía solidaridad a los paceños.

“El dinero nos va a servir para algunas necesidades que tenemos, necesitamos algunas cositas para estar bien”, decía Isora Suárez, entre estornudos y una tos seca que la aquejaba mientras sostenía la entrevista.

Fuente: ANF

[ad#ad-2-300×250]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *