A un día de la aprehensión de los exjefes de la Fuerza de Lucha Contra el Crimen (Felcc) en Santa Cruz por presuntos nexos con el narcotráfico y una serie de medidas en la Policía, el presidente Evo Morales admitió se trata de un problema “grave” y aseguró que “no se perdonará” a los funcionarios relacionados con el delito que se investiga.

“Quiero que sepa comandante, hermanos policías de base no se va a perdonar a quienes están metidos con el narcotráfico en la Policía son algunos son muy pocos pero por uno dos tres toda la Policía queda mal”, aseguró Morales desde Montero, Santa Cruz.

Los detenidos, el excoronel Gonzalo Medina y excapitán Fernando Moreira, están supuestamente vinculados con Pedro Montenegro Paz, boliviano con orden de extradición por el delito de narcotráfico.

El conflicto por este caso obligó al Gobierno a tomar la decisión de intervenir de forma directa en la Policía y dar de baja a los uniformados implicados, ordenar la reestructuración de la guarnición policial de Santa Cruz, y enviar al Ministerio Público una lista de otros efectivos, entre ellos directores de Interpol, para que sean investigados.

“Como es posible algunos oficiales de la Policía, no son todos, negociando con el narcotráfico, grave”, sentenció el Presidente después de que el Comando de la Policía, resolviera ayer remover al Fiscal General de la Policía y al Presidente del Tribunal Disciplinario de la Policía Boliviana con el fin de acelerar los procesos disciplinarios y cambiar a los 150 policías de la Felcc de Santa Cruz.

“Vamos a dar dura batalla con algunos policías que hacen quedar mal a esta institución”.

Morales convocó a los policías “honestos” a denunciar los hechos de corrupción dentro de este organismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *