Obreros desarman los campamentos

La constructora brasileña OAS se va de la carretera Villa Tunari-San Ignacio de Moxos y se lleva todo lo que trajo en 2009 para construir la ruta.

Tras confirmarse la rescisión del contrato firmado con la Administradora Boliviana de Carreteras (ABC), Los Tiempos constató ayer que la empresa desmonta sus instalaciones.

Esos trabajos son realizados en las localidades de Eterazama e Isinuta, distantes a 27 y 46 kilómetros al noroeste del municipio de Villa Tunani, respectivamente.

Un total de 71 trabajadores, de los 480 que había en planilla hasta el pasado 15 de mayo, se quedó en la zona del tramo I del proyecto para desocupar todas las instalaciones, una maestranza industrial en Eterazama y un campamento de operaciones en Isinuta, construidos con una inversión de más de 10 mil dólares. Trabajos similares serían efectuados en el tramo III en Beni.

“Los brasileños se están yendo. Dicen que ya no hay contrato para construir la carretera y se están llevando todo lo que es de ellos, todo lo que han traído y construido. Por el momento no sabemos qué van a dejar, parece que sólo los cimientos y el enmallado”, dijo Nicasio Pacheco, uno de los trabajadores que aún queda en el sitio.

Desde hace una semana, en la maestranza industrial de Eterazama, emplazada sobre 50 mil metros cuadrados, unos 30 trabajadores, en su mayoría de los valles de Cochabamba, procedieron a desmontar una planta de hormigón y una gigante chancadora para seleccionar agregados de piedra, grava y arena, los almacenes y depósitos, un taller de mantenimiento y viviendas para administrativos y trabajadores, según varios de los trabajadores, que optaron por no identificarse.

“Tenemos entendido que todos los equipos, maquinaria pesada y vehículos, que pasan de 25 motorizados ya fueron enviados a los campamentos de la carretera Potosí-Tarija y Potosí-Uyuni”, comentó un obrero que prefirió no dar su nombre.

Los Tiempos informó el sábado pasado que OAS paralizó las obras en los tramos I y III, luego de que la ABC envió una segunda carta a la constructora oficializando la ruptura del contrato. El proceso de rescisión está en marcha.

El 9 de abril pasado, la ABC comunicó a la constructora de su intención de rescindir el acuerdo. OAS, como indica el contrato, contestó con descargos y negó incumplimiento, argumentos que finalmente no fueron aceptados por el Gobierno.

Equipos y viviendas

En el campamento de Isinuta fueron desmontados los tinglados de los almacenes y la maestranza para mantenimiento y reparación de equipos; un lavador de vehículos, ocho tanques con capacidad de almacenar cada uno 3.200 litros de gasolina y diésel; cuatro grandes tanques de agua potable; laboratorio de agregados; talleres de mecánica y carpintería.

Para la próxima semana se tiene previsto levantar las viviendas prefabricadas para empleados y trabajadores de OAS y las oficinas equipadas para la empresa supervisora y la Administradora Boliviana de Carreteras (ABC), que nunca fueron ocupadas.

Hasta el 31 de julio debe concluir la salida de la empresa OAS, con el abandono de los cimientos y el enmallado de la zona del campamento de Isinuta y la maestranza industrial de Eterazama.

DESALOJO

J Unos 71 obreros, de los 480 que había en planillas, trabajan en el retiro de las instalaciones del tramo I de la carretera Cochabamba-Beni.

Fuente: Los Tiempos

[ad#ad-2-300×250]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *