Cientos de pasajeros varados en la terminal de buses por los bloqueos en los municipios del Valle Bajo, irrumpieron bulliciosamente en la Gobernación de Cochabamba, exigiendo una pronta solución a los conflictos y se habiliten vuelos o buses para llegar a sus destinos, especialmente a Oruro y La Paz.

La ruidosa movilización de los perjudicados por los bloqueos en el municipio de Colcapirhua por conflicto de límites y el autotransporte del Valle Bajo exigiendo la construcción de la doble vía Quillacollo-Suticollo, llegó hasta las puertas del edificio de la Gobernación donde se velan los restos mortales de la legendaria dirigente de las amas de casa de la mina Siglo XX, Domitila Barrios de Chungara, y en el lugar exigieron se ejerza el principio de autoridad para poner fin a este conflicto social que paraliza y aísla a Cochabamba con el occidente boliviano.

Indicaron que se encuentran varados por cuarto día consecutivo, y muchos ya no tienen dinero ni para un pan, por lo que duermen en el interior de la terminal. La protesta partió de la terminal de buses y llegó a la Gobernación con la firme determinación de lograr que las autoridades habiliten vuelos o buses de emergencia para que puedan llegar a sus destinos.

TRANSPORTE

Los perjuicios que ocasionan los bloqueos, no sólo afectan a los pasajeros con destino a los departamentos de Oruro y La Paz, sino al transporte internacional que tiene sus vehículos varados incluyendo sus cargas a Perú y Chile.

El dirigente de la Cámara de Transporte Internacional, Hugo Cárdenas afirmó que los bloqueos son un “suicidio para la economía de la población y toda la cadena productiva”, por lo que deben buscarse otras medidas más creativas e imaginativas que no afecten a la sociedad y la economía nacional.

Informó que 35 empresas de transporte internacional afrontan las consecuencias de los bloqueos en la zona de Colcapirhua y ahora en el Valle Bajo, ya que las cargas y contenedores de y hacia Arica están “trancados” en medio de los bloqueos vecinales.

Cárdenas precisó que el bloqueo se extiende desde el Km. 5 de la avenida Blanco Galindo hasta el Km. 25 de la carretera a La Paz, pasando por los municipios de Colcapirhua, Quillacollo, Vinto, Sipe Sipe y la comunidad de Parotani.

“Los daños son incalculables, y costará tiempo recuperarnos, ya que la crisis que enfrenta Cochabamba y el país se acentuará irremediablemente”, finalizó.

Fuente: Los Tiempos
[ad#ad-2-300×250]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *