Muertos, agonizantes o ilesos. Es la suerte de los gallos utilizados en espectáculos en distintos puntos del país. Una actividad aprobada y negada en las urnas en mayo pasado. En el suburbio porteño es común la práctica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *