Contingente policial genera calma entre comunarios y mineros

Un contingente policial de 80 uniformados de Potosí y 139 de Cochabamba puso freno a la violencia desatada por gente que se opone a las labores de exploración en el yacimiento minero de Mallku Khota, según se conoció ayer a través de la Gobernación.

El contingente policial de Cochabamba es de 139 uniformados mientras que el contingente de 30 efectivos que se encontraba en la población de Sacani fue reforzado por otro de 50 que está a cargo del coronel Fernando Castillo.
Los 219 uniformados patrullan la zona rica en oro y plata que generó enfrentamientos entre los pobladores que defienden la continuidad del proceso de exploración y los que se oponen y aparentemente están extrayendo oro de una mina que está dentro la concesión de la Compañía Minera Mallku Khota.
La noche del martes un grupo de alrededor de 700 personas que se oponen a la presencia de la empresa porque supuestamente contamina las aguas de la zona atacó las comunidades de Ovejería, Janthupalca y Alto Ticanoma, la primera prácticamente habría sido saqueada ante la fuga de sus habitantes.
En los planes de los que se oponen a la presencia de la empresa canadiense a la zona también estaba atacar las comunidades de Tacoani y Chiro en un acto de violencia extrema que aparentemente buscaba amedrentar a quienes apoyan la continuidad del proceso de exploración.
El gobernador Félix González, informó que entre los que atacaron a las comunidades estaba gente de Llallagua y Huanuni que está molesta porque los pobladores de la zona no apoyaron la marcha que efectuaron a La Paz pidiendo anular la concesión de la minera, objetivo que no consiguieron y tuvieron que retornar.
A la fecha existe un clima de paz pero los pobladores de las comunidades demandan que en la zona se instale un puesto militar para dar una seguridad permanente ante las amenazas de quienes quieren que se anule la concesión minera y puedan trabajar un yacimiento de oro aparentemente de forma irregular.
Seguridad jurídica

La Federación de Empresarios Privados de Potosí (FEPP), a través de su presidente, Jaime Uzquiano, demanda que las autoridades nacionales y departamentales otorguen seguridad jurídica a los diferentes proyectos productivos que se implementan en la región.
El representante del empresariado señaló que no es posible que existan avasallamientos a proyectos que están en la fase de prospección (Mallku Khota) o en la etapa productiva (Colquiri) ya que ello pone en riesgo las inversiones actuales y las que podrían llegar al país.
Jaime Uzquiano postula la fusión de la inversión privada con el concurso del Gobierno Autónomo del Departamento de Potosí en el megaproyecto minero de Mallku Khota ya que no se puede dejar que los recursos que existen en esa región sigan por años bajo tierra sin dar ningún beneficia ni a los comunarios de la zona menos al Departamento de Potosí.
Los empresarios demandan poner coto a todo tipo de avasallamiento ya que una acción de hecho contra derechos constituidos no solo afecta a uno sino al conjunto de la sociedad ya que cualquier proyecto genera beneficios directos e indirectos.

Fuente: El Potosí

[ad#ad-2-300×250]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *