Comenzaron a rodar cabezas en la Gobernación de Cochabamba a raíz de la red de mentiras que tejieron un exchofer y dos policías de Tránsito, con el fin de encubrir el accidente que sufrió una vagoneta de la institución, el pasado 15 de febrero de 2012.

El gobernador Edmundo Novillo anunció ayer que el jefe de Seguridad Ciudadana de la Gobernación coronel Mario Orlando Peralta fue destituido, que el administrador de la Dirección de Seguridad Ciudadana Ariel Flores Hinojosa será denunciado a la Fiscalía por tres delitos, que el exchofer René Rivas Cadis será denunciado por 7 delitos y que los policías, capitán Vladimir Fernández Montero y el sargento Félix Calizaya también serán procesados penalmente por al menos tres delitos.

La autoridad confirmó ayer, en conferencia de prensa, que el informe presentado por dos efectivos de Tránsito sobre el accidente de la vagoneta oficial es falso y que el chofer que manejaba el vehículo siniestrado estaba ebrio.

De acuerdo al informe de la Unidad de Transparencia de la Gobernación, el 15 de febrero de 2012, el accidente ocurrió a las 23.00. El entonces chofer de Seguridad Ciudadana René Rivas Cadis, conducía la vagoneta Toyota Prado azul con placa 1682 ZSS, en completo estado de ebriedad. Estaba acompañado, según su versión ante Transparencia, por su amigo Roger Omar Paniagua Montaño. Ambos confesaron que consumieron bebidas alcohólicas en el local “Las Dalias”, de la zona del Mirador. Cuando retornaban, en la intersección de las avenidas Blanco Galindo y Beijing, chocaron a un Nissan X Terra 1661 BXY que estaba parado, esperando el cambio de luz en el semáforo de la rotonda.

“Se ha encontrado responsabilidades en este caso y son de tipo penal para el investigador del caso, capitán Vladimir Fernández Montero, por los delitos de falsedad material, falsedad ideológica y por el artículo 146 de la Ley 04, entre otros”. La Gobernación también se querellará contra el sargento Félix Calizaya Balderrama por los delitos de falsedad ideológica, falsedad material y otros. Estos dos efectivos falsificaron el informe del accidente e hicieron incurrir en error al Gobernador y a sus superiores. El chofer René Rivas Cadis, será denunciado al Ministerio Público por los delitos de falsedad material, incumplimiento de deberes, conducción peligrosa de vehículo, conducta antieconómica, por uso indebido de bienes y servicios públicos, por uso indebido de influencias y la Ley 04. El coronel Mario Orlando Peralta fue destituido sin derecho a proceso por no informar oportunamente del hecho a sus superiores y no haber realizado un seguimiento de este accidente, siendo un policía. Ariel Flores Hinojosa será acusado por los delitos de incumplimiento de deberes, encubrimiento y falsedad ideológica.

El responsable del área de Transporte de la Gobernación Iván Gareca Torrico será sometido a un proceso administrativo por infringir varios artículos internos. Novillo dijo que la vagoneta oficial ya está casi reparada y que el Seguro procesará al chofer para lograr la devolución de su inversión.

Consultado sobre las versiones de los testigos que identificaron a un asambleísta y otro funcionario de alto rango en la vagoneta, el día del accidente, Novillo dijo que la investigación de Transparencia llegó hasta este punto y no pudo establecer la veracidad de esos rumores, por lo que tendrá que ser la Fiscalía la que profundice la pesquisa y esclarezca si habían más personas en el carro. Periódico / Opinion.

[ad#ad-2-300×250]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *