Después de la liberación de los últimos tres rehenes, dos ingenieros y un policía, en Mallku Khota, el ministro de Trabajo y Previsión Social, Daniel Santalla, dijo ayer que los secuestradores no cometieron ningún delito y que más bien los trabajadores de la empresa minera cananadiense South American Silver agredieron a los campesinos al vestirse como ellos para tomarles fotografías y espiarlos.

Santalla dijo también que los rehenes no sufrieron ningún tipo de maltrato; sin embargo, el viceministro de Régimen Interior, Jorge Pérez, declaró que los retenidos sufrieron agresiones físicas y psicológicas “salvajes”.

Durante una conferencia de prensa, Santalla dijo ayer que los secuestradores “no han cometido ningún delito, yo puedo afirmar (…); los funcionarios o trabajadores de la empresa también han agredido a los propios campesinos y han utilizado la vestimenta de ellos para camuflarse, para tomar fotos de los compañeros que realizaban sus asambleas, ese fue el motivo”, dijo, refiriéndose a los ingenieros Agustín Cárdenas y Fernando Fernández, empleados de la Compañía Minera Mallku Khota, subsidiaria de la canadiense South American Silver.

Junto a ellos también fue liberado el policía Herbert Pérez.

“(Los retenidos) no han sufrido maltrato. A estos dos profesionales, los hemos traído hasta Oruro para internarlos en una clínica e igualmente al policía”, sostuvo Santalla.

El Ministro señaló que luego de un proceso comunitario a los retenidos, fueron liberados y “se les quitó la indumentaria que llevaban y entregó a las autoridades” originarias. “El proceso se debió a que ellos usaron indumentaria indígena”, dijo.

Asimismo, dijo que de todas formas el Ministerio Público deberá realizar las investigaciones y que los afectados pueden acudir a la justicia ordinaria para denunciar a quienes atentaron contra su integridad y los retuvieron ilegalmente.

Contrariamente a lo expresado por Santalla, el viceministro Pérez denunció que el policía “fue torturado, golpeado salvajemente, tras testimonio que me indicó hace minutos atrás, por ello (se) le realizará una tomografía porque recibió dos pedradas en la cabeza y fue brutalmente golpeado, (además) se harán exámenes y este lunes (por ayer) será trasladado a Cochabamba acompañado con un contingente de policías y será internado en la clínica policial”, dijo en conferencia de prensa la noche del domingo en Oruro, tras una viaje de ocho horas desde Mallku Khota.

En el caso de Cárdenas y Fernández, Pérez dijo que según informes preliminares “ellos tienen un shock emocional elevado (…), en el caso del señor Cárdenas necesita una tomografía”.

Cárdenas dijo que él y su compañero, Fernando Fernández, fueron agredidos con piedras hasta perder el conocimiento. “No recordamos y llegamos hasta donde estaba la reunión”, declaró Cárdenas a la Red UNO, desde el hospital.

Acusados de espionaje

En el proceso indígena, los liberados fueron acusados de espionaje y de violar los usos y costumbres del pueblo de Mallku Khota al utilizar la vestimenta de sus pobladores.

Estas acusaciones fueron refutadas por Cárdenas, quien tras 11 días de retención aún tiene los ojos con moretes.

“Es importante decir que estábamos a bastante distancia de donde se llevaba el cabildo. No nos entrometimos, simplemente estábamos tomando fotografías, ese fue todo el pecado que cometimos, no hicimos daño en absoluto a ninguna persona, ni físico ni verbal, ni nada”, recalcó.

La semana pasada, el ministro de Minería, Mario Virreira, anunció que el Gobierno se querellaría contra los comunarios de Mallku Khota por el delito de secuestro. Se desconoce el estado de esa demanda y Virreira ya no participó de las últimas negociaciones en el conflicto.

Reunión en La Paz

Santalla anunció ayer que el presidente Evo Morales se reunirá hoy con una delegación de comunarios de Mallku Khota para abordar los temas del acuerdo que puso fin al conflicto desatado en esa región.

Uno de los puntos señalados en el acuerdo es la anulación de la concesión de la mina Mallku Khota, filial de la canadiense South American Silver.

“En repetidas oportunidades el Presidente ha manifestado no sólo revertir (la concesión), sino nacionalizar estas empresas que se encuentran en manos de las empresas transnacionales, queremos que pudiera darse un consentimiento para la nacionalización de esta empresa”, dijo.

Analista ve debilitamiento de instituciones estatales

Sobre la razón por la que el Gobierno atiende las demandas de sectores sociales luego de que ocurren hechos de violencia, el economista y experto en minería, Rolando Jordán, ve manejo discrecional del poder y debilitamiento de las instituciones del Estado.

“Como analistas solamente podemos hacer hipótesis y entre las hipótesis más racionales una es que, probablemente, se sienten muy duros y muy fuertes con el control absoluto del poder y, como no hay reguladores y controles, lo ejercen de una manera discrecional y sin límites”, señaló.

Jordán añade que este comportamiento tiene un enorme costo social. “Es un proceso que, desde el punto de vista económico, corresponde al agotamiento del modelo populista de derecha a izquierda; que desde el punto de vista político corresponde al fracaso, en general, de los grupos de clase media para llevar a la economía y a las sociedades hacia una ruta de crecimiento sostenido y, desde el punto de vista del Estado, es un proceso de destrucción y de debilitamiento de las instituciones”, dijo.

Empresa espera nota formal

Mientras no exista una notificación oficial de parte del Gobierno, la Compañía Minera Mallku Khota, subsidiaria de la canadiense South American Silver, no se pronunciará sobre el preacuerdo de reversión al Estado de la concesión otorgada a la empresa, dijo ayer su vocero Gonzalo Gutiérrez.

Gutiérrez informó que si bien la empresa conoce el preacuerdo de reversión a través de los medios de comunicación, aún no existe ninguna comunicación oficial al respecto y señaló que si bien retornó la calma al lugar, la empresa no reanudó actividades.

Por su parte, Benedicto Aguilar, representante de las 45 comunidades del área que sí apoyan la permanencia de la empresa, informó que piden que se respete la concesión otorgada a la empresa canadiense hasta 2015, como señala el contrato.

Aguilar también dijo que se debe respetar el convenio firmado en mayo pasado, en La Paz, con el Ministro de Minería y el Gobernador de Potosí, por el que se garantiza la continuidad de las labores de exploración a cargo de la empresa minera.

Fuente: Los Tiempos

[ad#ad-2-300×250]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *