Rechazan la marcha y piden carretera

El dirigente de los interculturales de Yucumo, Adrián Lovera, calificó la movilización como un acto político y anunció la realización de una asamblea de colonizadores que decidirá qué medidas se tomará respecto al paso de la marcha, que se encuentra a 50 km de la localidad de San Borja.

“Veremos las estrategias de cómo evitar (que la marcha) pise territorio intercultural, las organizaciones verán cómo la marcha no pise territorio intercultural (…) Puede ser bloqueo, puede ser un cerco, puede ser alambrado o puede ser que Yucumo esté desierto para ese día”, advirtió Lovera.

El líder local afirmó que la columna indígena lo que busca es el ascenso de un dirigente a la arena política. “Está claro que la marcha tiene tinte político y quieren elevar a sus dirigentes como candidatos políticos”, señaló enfático. En San Borja, el presidente de la Central de Pueblos Indígenas de Bolivia (Cidob), Adolfo Chávez, respondió que la movilización no intenta pasar por las calles de Yucumo. “No queremos provocar”, dijo.

Por su parte, el subalcalde de Yucumo, Rosendo Chura, afirmó que la movilización de todos modos es política. “Sabemos que la marcha busca un fin político y no queremos que se catapulten de esta movilización”. Chura añadió la exigencia de que la marcha indígena pase por el matorral y no así por la carretera que vincula La Paz con Beni. “Si no quieren carretera, entonces que no pasen por nuestra carretera y que pasen por el monte”, amenazó.

Ante la versión de que el sábado 19 se reunirán las regionales de la Cidob en Santa Cruz para considerar el desconocimiento de Adolfo Chávez como presidente de esta organización, éste dijo desconocer el hecho. “No conocemos esa posición, sólo sé que las bases de la Central de Pueblos Indígenas del Beni (CPIB) se plegarán a la movilización”, afirmó.

Marcha. Si es que el mal tiempo persiste en San Borja, la IX marcha indígena permanecerá en la comunidad de El Totaizal. Sin embargo, la columna tiene previsto avanzar hoy 25 kilómetros, rumbo a la población de San Borja. “Estamos analizando si avanzamos. Parece que el mal tiempo pasó y por eso quizá marchemos en la madrugada”, anunció la presidenta del comité de marcha, Bertha Bejarano.

La columna indígena descansó en la comunidad de El Totaizal (a 42 kilómetros de San Ignacio de Moxos) durante tres días. Los marchistas aprovecharon para lavar sus prendas y hacerse una revisión médica en la posta médica del lugar. “Queremos que los marchistas estén sanos y puedan continuar el trayecto. No queremos que haya enfermos en el camino”, anunció el presidente de la Cidob, Adolfo Chávez.

Fuente: La Razón

[ad#ad-2-300×250]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *