padres de familia molestos

En medio de escombros, con cables sueltos y ventanas sin vidrios, muchos niños del municipio del Cercado iniciaron las labores escolares tras la finalización de las vacaciones de invierno. El horario de invierno se mantendrá por tres semanas más igual que la tolerancia en la utilización del uniforme.

Los cereales que debían formar parte del desayuno escolar todavía esperan la aprobación del Concejo Municipal.

Aunque los pronosticadores del Servicio Nacional de Meteorología e Hidrología (Senamhi) aseguraron que en esta semana llegaría un frente frío que provocará el descenso de temperaturas hasta los cero grados, especialmente en la mañana (después de las 7:00), tras la salida del sol, las autoridades locales de salud y educación consideraron que no hay razón suficiente como para alargar las vacaciones de invierno, pues todo está listo como para que los estudiantes continúen con el cronograma académico programado para la gestión 2012.

Sin embargo, la Alcaldía no tomó previsiones para garantizar que este cronograma no se vea modificado, pues en las dos semanas que duró la vacación no concluyeron los trabajos de refacción en las escuelas del municipio, lo que provocó reclamos de padres de familia.

Uno de la quejas viene del kínder Cochabamba, donde la comuna Adela Zamudio decidió abrir una ventana y no la concluyó, provocando que pequeños que tienen entre cuatro y cinco años tengan que pasar clases con mucho frío pues su curso no tiene ni vidrio que los proteja.

El director Departamental de Educación, Jorge Ponce, recomendó a los padres de familia que abriguen mejor a sus niños y los funcionarios ediles de esta comuna aseguraron que no entienden a los padres de familia de esta unidad educativa, pues se enojan “incluso cuando hacemos obras”, explicaron.

El presidente de la Federación de Padres de Familia del Cercado I, José Pardo, detectó que los niños y adolescentes están corriendo riesgo, pues juegan en medio de escombros, con albañiles y obreros extraños a sus escuelas.

UN SOLO OBRERO EN LA ESCUELA CARRILLO

El presidente de los padres de familia del Cercado I, José Pardo, denunció que los funcionarios ediles no tomaron las previsiones necesarias como para evitar que sucediera lo que ocurre hoy, porque según pudo demostrarle a este medio, en la escuela Carrillo sólo había un obrero trabajando en la refacción de la fachada y los techos de este centro educativo,.

Para este centro se presupuestó más de 180 mil bolivianos, según explicó el concejal de oposición, Edwin Jiménez (TPC).

“Es una pena que la Alcaldía no haya cumplido tal como se había comprometido en este corto período de vacaciones en el cual debía ejecutar obras de mantenimiento y refacción. Hoy vemos que por lo menos un 40 por ciento de las obras están a medio ejecutar”, reclamó Pardo.

Fuente: Los Tiempos

[ad#ad-2-300×250]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *