La Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH) informó este jueves que instalará un moderno sistema de control georreferencial en base a satélites en por lo menos 1.000 vehículos cisternas que trabajan con las empresas estatales, como medida para evitar el contrabando de carburantes a los países vecinos.

El director ejecutivo de la ANH, Gary Medrano, manifestó que el objetivo es que la gasolina y el diésel oíl que tienen precio subvencionado en el país no se desvíen al mercado ilegal, causando un daño a la economía nacional.

La autoridad del ente regulador señaló que para aplicar esa política, la ANH adquirió un paquete de 1.000 chips de control con el Sistema de Posicionamiento Global (GPS, por su sigla en inglés), a un costo de 200 dólares la unidad, que serán instalados de forma gratuita, pero obligatoria, en cada vehículo de transporte de hidrocarburos que tiene contrato con el Estado.

El chip de control permitirá el rastreo satelital del vehículo que transporta hidrocarburos, brindará información exacta sobre su ubicación y alertará de forma inmediata si se desvía de su ruta.

“Este sistema se instalará a los cisternas que van de una planta de almacenamiento a una estación de servicio, a las que van de planta a planta y a las que transportan el producto a las zonas donde no tenemos ductos, como a Trinidad, por ejemplo”, precisó Medrano.

En esta gestión, en distintos operativos, los militares que luchan en contra del contrabando y que operan en las fronteras decomisaron importantes cantidades de combustible que se pretendían desviar al mercado ilegal y entre las acciones incautaron 12 cisternas, con gasolina en unos casos y diésel en otras, que fueron entregadas en custodia a Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos.

De acuerdo con la Ley 100, de Desarrollo y Seguridad de las Fronteras, las tres ramas de las Fuerzas Armadas -Ejército, Armada y Fuerza Aérea- se constituyen en el brazo operativo de las instituciones del Estado que tienen a su cargo el control del contrabando en los 7 mil kilómetros de línea divisoria que hay con Argentina, Brasil, Chile, Perú y Paraguay.

“Y ahora con la nueva tecnología estaríamos dando un golpe casi mortal al contrabando de hidrocarburos, porque es a través de las cisternas por donde sale masivamente el diésel y la gasolina del país”, remarcó el ejecutivo.

Fuente: Opinión

[ad#ad-2-300×250]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *