La marcha indígena cura sus heridas y espera el sol

Juan se retuerce sobre su silla como si llevara el diablo en el cuerpo. Mientras una enfermera limpia las heridas del pie derecho sale suficiente sangre como para teñir su chinela. “Es una buena señal que sangre. El tejido dañado ya salió, pero tiene que descansar, no estar caminando porque sus heridas se llenan de […]