El fuerte terremoto de 7,9 grados de magnitud que sacudió ayer el sur y centro de México dejó al menos siete heridos, provocó la caída de al menos 68 viviendas en el estado de Guerrero y generó escenas de pánico en varias localidades.

Las autoridades mexicanas indicaron, hasta el cierre de la presente edición, que se han registrado siete heridos, cinco en el estado sureño de Oaxaca y dos en la capital mexicana.

El gobierno de Guerrero informó en un comunicado que más de 800 viviendas en al menos ocho municipalidades habían resultado afectadas en distintos grados, además de las 68 casas colapsadas en la municipalidad de Ometepec en el estado de Guerrero.

El Servicio Geológico de Estados Unidos informó que el epicentro se registró a unos 320 kilómetros al sureste de la Ciudad de México, con epicentro situado a 18 kilómetros al noreste de la localidad de Ometepec, en el estado sureño de Guerrero.

El movimiento telúrico de ayer es uno de los más fuertes que se han sentido en México desde el terremoto de 8,1 grados de 1985 que provocó la muerte de unas 10.000 personas.

Edgar Lozano, funcionario del área de monitoreo de la Dirección de Protección Civil de Guerrero, dijo a la AP vía telefónica que en la municipalidad de Ometepec tenían un reporte preliminar de al menos 60 viviendas caídas, aunque sin reporte de personas lesionadas o fallecidas.

El sismo provocó que se remecieran los edificios en la capital mexicana y la gente saliera de diversos inmuebles, en algunos de los cuales se registró la ruptura de vidrios y la caída de yeso de los techos.

Partes de la Ciudad de México se ubican donde estaba un antiguo lago, lo que tiende a magnificar el efecto de los sismos.

El sismológico mexicano reportó al menos cuatro réplicas posteriores, dos de ellas en Guerrero y otras dos en el estado vecino de Oaxaca, de entre 4,8 y 5,3 de magnitud.

El sismo también se sintió en departamentos fronterizos de Guatemala con México, informó David de León, vocero de la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres del país centroamericano.

La Comisión Federal de Electricidad informó que el temblor afectó a 2,5 millones de usuarios, principalmente en el centro del país, aunque en cuestión de una hora y media después del sismo ya se había restablecido el servicio eléctrico.

Imágenes de televisión mostraban un puente peatonal que cayó sobre un microbús de pasajeros en la Ciudad de México. La unidad iba sin pasajeros y el conductor solamente tuvo un pequeño rasguño en la frente.

El presidente de México, Felipe Calderón, envió mensajes a través de su cuenta de Twitter para señalar que no había reportes de daños mayores.

En otro mensaje, Calderón dijo: “Todas las instalaciones de generación eléctrica (están) sin afectación y funcionando. Algunas interrupciones en distribución ya se atienden”.

OBAMA, ILESA

Malia, la hija mayor del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, que está de vacaciones en México, se encuentra “a salvo” tras el terremoto, informó la Casa Blanca.

“Podemos confirmar que Malia Obama está a salvo y nunca estuvo en peligro”, indicó Kristina Schake, directora de comunicación de la primera dama, Michelle Obama, en un comunicado.

Normalmente la Casa Blanca no hace comentarios ni da información sobre Malia y Sasha, las hijas de Obama, pero en esta ocasión hizo una excepción debido al terremoto.

Con motivo de las vacaciones escolares de primavera (“spring break”, en inglés), Malia, de 13 años, está pasando unos días con sus compañeros de colegio en Oaxaca, estado vecino al de Guerrero, donde tuvo su epicentro el terremoto.

Fuente: Los Tiempos

[ad#ad-2-300×250]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *