Los trabajos en altura están entre los más arriesgados del mundo, pero en la ciudad de Cochabamba se los realiza casi sin ninguna medida de seguridad y de protección.

Basta con caminar por el centro y el norte de la ciudad, donde hay edificios en construcción, para ver a los albañiles levantado muros, armando columnas y vaciando losas, totalmente desprotegidos, sólo respaldados en su experiencia para no dar un paso en falso y caer.

Las imágenes que se ven son de trabajadores al límite, que caminan en un quinto, décimo o más pisos como si estuvieran a nivel del suelo.

Al respecto, el jefe departamental de Trabajo, Adolfo Arispe, precisó que los trabajadores tienen que contar con las medidas de seguridad necesarias, como un arnés para salvar su vida en caso de caídas y andamios bien asegurados.

Arispe indicó  que realizan inspecciones técnicas a algunas construcciones “para que el trabajador pueda retornar sano a su hogar luego de una jornada laboral”.

Explicó que atendieron accidentes de trabajo en edificios en construcción. Los técnicos añadieron que la mayoría de los accidentes laborales ocurren en edificaciones tradicionales que están a cargo de contratistas que la vez subcontratan trabajadores

Si bien los albañiles están amparados por el Convenio sobre Seguridad y Salud en la Construcción de la Organización Internacional del Trabajo, la Ley 545 sobre Seguridad en la Construcción, el Decreto 2936 que ratifica el convenio de la OIT y la Ley 1255 del seguro obligatorio, su actividad se realiza con bastante informalidad.

Incluso cuando ocurre un accidente, nadie da los datos y la Dirección de Trabajo peregrina por los hospitales.

MÁS

Exigencias de seguridad

Los empleadores están obligados a brindar las condiciones de seguridad, como arnés contra caídas y andamios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *