Un tren conformado por una locomotora y tres vagones, con cien invitados a bordo, hizo sonar su aguda bocina y se deslizó desde Alausí a la Nariz del Diablo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *