Paro de la COB y médicos

La víspera del anunciado inicio de la IX Marcha Indígena tuvo como ingrediente principal enfrentamientos y detenidos en la ciudad de La Paz, marchas en otros departamentos del país y más denuncias contra dirigentes indígenas; de ese modo, el Gobierno encaró la primera jornada de paro que fue convocada por la Central Obrera Boliviana (COB) y que amenaza con agudizarse hoy en el cierre de la protesta.

La violencia se desató en La Paz cuando mineros, estudiantes de Medicina y policías protagonizaron enfrentamientos que dejaron como saldo tres estudiantes detenidos y un número no precisado de uniformados heridos.

El director jurídico del Ministerio de Gobierno, Fernando Rivera, informó de que hubo ocho policías heridos, pero el ministro de Gobierno, Carlos Romero, dijo que eran cinco, mientras que el comandante de la Policía, Alberto Aracena, afirmó que eran cuatro.

En la clínica policial se negaron a confirmar el número de uniformados lesionados.

Los mineros agredieron con cachorros de dinamita a los policías que custodiaban la plaza Murillo a las 11:45 cuando la marcha convocada por la COB pasaba por la calle Colón y el grupo de mineros que engrosaba la protesta empezó a arrojar cachorros de dinamita en contra de los policías, lo que ocasionó cuatro heridos.

Los policías decomisaron estos explosivos y el ministro de Gobierno adelantó que existe una indagación para dar con los autores de las explosiones.

Pero los hechos más violentos se produjeron una decena de cuadras más abajo, al final del paseo El Prado, donde están las oficinas del Ministerio de Salud. En el lugar, un contingente de policías resguardaba ese Ministerio y dejaban pasar la marcha de estudiantes; antes habían pasado los médicos y enfermeras.

Pero los estudiantes se quedaron y empezaron a hostigar a la Policía. Un grupo de muchachos arremetió contra los uniformados y fue entonces cuando la Policía utilizó gases lacrimógenos

La Policía apresuró el arribo de los dos Neptuno (carros antidisturbios), lo que avivó el conflicto y derivó en la aprehensión de tres estudiantes, dos de la facultad de Medicina y un escolar de 16 años que salía de su colegio ubicado a dos cuadras del conflicto.

La Policía utilizó los carros antidisturbios y gases para dispersar a los estudiantes, lo que no pudo lograr hasta las 14:15 cuando empezó la desconcentración de los jóvenes, que tomaron la protesta como jornada carnavalera por el agua que les arrojaron los Neptuno.

El director jurídico del Ministerio de Gobierno, Fernando Rivera, dijo que los tres estudiantes, incluido el escolar, serán acusados de lesiones gravísimas e intento de asesinato. Agregó que el estudiante de colegio fue sorprendido arrojando piedras contra los efectivos y que uno de los universitarios tenía uno de los escudos protectores de la Policía.

Por otro lado, según dirigentes de la COB, la movilización de hoy será peor, porque llegarán otros sectores y se prevé un cerco a La Paz, con bloqueos en cuatro puntos estratégicos de la ciudad.

Un día de movilizaciones y paro
– Tranquilidad. El comandante de la Policía de La Paz, coronel Alberto Aracena, con un megáfono en mano pedía ‘tranquilidad’ a los marchistas que pasaban por las calles adyacentes a plaza Murillo.

– Infiltrados. El ministro Carlos Romero denunció que desde la autopista La Paz-El Alto algunas personas distribuían los explosivos y dijo que se trata de “grupos infiltrados” en la marcha de los trabajadores.

– Estrategia. La Policía coloca cadenas que atraviesan toda la calle para impedir el paso de los manifestantes; ayer esa estrategia les costó disgustos porque las motocicletas y los Neptuno no podían salir.

– Proceso. Los estudiantes detenidos ayer mismo fueron remitidos a la Fiscalía y hoy pasarán ante un juez. Autoridades universitarias analizan las medidas a tomar por las tres aprehensiones.

Santa Cruz no paró; hay líos en otras regiones
El paro de 48 horas convocado por la COB no se sintió en la capital cruceña, donde los mercados, comercios, empresas y el transporte público trabajaron con normalidad.
El ejecutivo del magisterio rural, Saúl Azcárraga, respaldó la lucha de los trabajadores por un mejor salario, aunque dijo que ni los maestros urbanos ni rurales suspendieron las labores educativas, según la estatal ABI.
Por su lado, gremiales y transportistas indicaron que no fueron llamados a participar de ninguna medida de presión en apoyo a las reivindicaciones de la COB.
Pese al escaso apoyo a la medida de los trabajadores, Mario Vidal, secretario ejecutivo de la COD afín al Gobierno, informó de que hoy, entre 9:00 y 10:00, una marcha en demanda de mayor incremento salarial partirá de la Plaza del Estudiante y recorrerá el centro de la ciudad para concluir en la plaza 24 de Septiembre. “Al menos 10 sectores participarán de la marcha”, señaló el dirigente.
En Tarija, la capital chapaca se paralizó debido a los bloqueos de la COD en las principales vías de acceso a la plaza Luis de Fuentes. A esto se sumó una multitudinaria marcha de los trabajadores como parte del paro de 48 horas decretado por la COB.
El secretario general de la COD tarijeña, Sebastián Morales, dijo que los bloqueos se volverán a repetir hoy en rechazo a la propuesta salarial del Gobierno.
En Sucre, un grupo de estudiantes intentó saquear el Servicio Departamental de Salud (Sedes) y fue reprimido por la Policía. En Oruro y Cochabamba hubo marchas.

Obispos, preocupados por la violencia
Los obispos expresaron su preocupación por el clima de violencia que vive el país que degrada la convivencia pacífica. Así lo señalan en su mensaje a la población, tras concluir la Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal, realizada en Cochabamba.
“Pareciera que se ha institucionalizado el recurso de la violencia y la presión como método de lucha para conseguir aspiraciones, sean o no legítimas. Asimismo es habitual recurrir sin reparos a la violencia verbal. Calumnias, amenazas, insultos y el desprestigio de las personas hacen cada vez más difícil el diálogo, que impide alcanzar el consenso para llegar a una solución”, dice el comunicado. También se refirieron a los actos de violencia, linchamientosy atracos en las ciudades, que crean un clima de miedo e inseguridad.

Sin solución definitiva
Gabriel Peláez / Analista político
El clima de conflictos en el país es el resultado de varios factores y elementos, pero fundamentalmente de que nunca se buscan soluciones definitivas a los problemas que se presentan, que son cíclicos, como el tema de los salarios que se reproduce cada año y al que el Gobierno siempre busca soluciones coyunturales.
A pesar de ello, no se pueden descartar elementos políticos en todo conflicto o actividades sindicales o corporativas. Personalmente no descartaría una posición partidista detrás de algunos de los problemas que enfrenta el Gobierno, pero tampoco creo que el propósito sea el de desestabilizar al presidente (Evo Morales). No creo que con una huelga de salud, un paro de maestros, una marcha de la COB o la marcha del Tipnis se pretenda desestabilizar al Gobierno.
Los conflictos aparecen porque no hay soluciones integrales, definitivas. El Gobierno solo sale al paso para evitar huelgas y después no pasa nada.

Es su forma de gobernar
María Angélica Suárez / Dir. Ciencias Políticas
Creo que los problemas en el país se deben a la lógica de gobernar de Evo Morales y su gabinete de ministros. Hay dos formas de gobernar: con la lógica de la conciliación y con la del conflicto. El Gobierno eligió la del conflicto porque es la que lo mantiene en vigencia.
Vemos que los bolivianos vamos arrastrando problemas y el Gobierno viene creando problemas en diferentes sectores. Esta es una forma de gobernar tratando de tener a la sociedad en actividad política permanente.
Sin embargo, parece que algunos de los conflictos se le están escapando de las manos. Esto sucedió con el tema del Tipnis. Fue un desliz del Gobierno que luego pasó factura con una imagen negativa del presidente Morales.
En el tema de los médicos y los salarios, cuando el Gobierno nacional se vea acorralado recién buscará soluciones. Mientras tanto continuará manteniendo bajo control los conflictos que él mismo generó.

Fuente: El Deber

[ad#ad-2-300×250]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *